Público
Público

El Congreso aprueba el impuesto de Patrimonio con la abstención del PP

La recuperación del tributo sale adelante con 176 votos a favor, dos en contra y 166 abstenciones

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Ya es definitivo. El impuesto de Patrimonio vuelve a estar vigente después de que el pleno del Congreso de los Diputados así lo aprobara por 176 votos a favor, dos en contra y 166 abstenciones, entre ellas las del PP. 

Los votos a favor vinieron de los escaños de PSOE, ERC, IU, ICV, BNG y NaBai; las abstenciones fueron las del PP, PNV y CiU; y los votos en contra fueron de Coalición Canaria. El decreto aprobado por el Parlamento recupera el Impuesto de Patrimonio exclusivamente para los ejercicios 2011 y 2012 y lo limita a los patrimonios superiores a los 700.000 euros.

En su intervención, la vicepresidenta económica del Gobierno, Elena Salgado, justificó el carácter temporal del tributo porque espera que en la próxima legislatura se pueda desarrollar un impuesto que 'grave con más capacidad de conocimiento' toda la 'capacidad económica' de los contribuyentes más ricos, y no sólo su patrimonio.

En este sentido, admitió que con este decreto el Gobierno 'matiza de manera importante' su propia decisión de suspenderlo en 2008. Indicó que ni las circunstancias económicas son las mismas ni tampoco se recupera el tributo con la misma amplitud.

En cualquier caso, Salgado, que abandonó el hemiciclo antes de acabar el decreto para participar en la reunión de ministros de Finanzas del G-20, recibió las críticas unánimes de la oposición. La mayoría de los portavoces de los grupos calificaron esta medida de 'electoralista' e 'improvisada' a instancias del candidato socialista a la Presidencia Alfredo Pérez Rubalcaba, quien estuvo ausente durante el debate aunque llegó para la votación.

En cualquier caso, no hubo sorpresas en las posiciones de los grupos. ERC, IU, ICV, BNG y NaBai ya habían avanzado su 'sí', mientras el PNV confirmó su abstención. PP, CiU, UPN y CC también habían anunciado su abstención para no apoyar la norma.