Público
Público

El Congreso da vía libre al último ajuste económico

El PSOE saca adelante el decreto de medidas urgentes con el único apoyo de PNV y CC

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El pacto de estabilidad funciona. Los votos de la alianza trilateral formada por el PSOE con el PNV y Coalición Canaria fueron suficientes para que el Congreso de los Diputados convalidara ayer la última vuelta de tuerca en el ajuste económico, detallada en el decreto ley 'de actuaciones en el ámbito fiscal, laboral y liberalizadoras, para fomentar la inversión y la creación de empleo', del 3 de diciembre. No tendrá segunda lectura porque la nueva mayoría rechazó la tramitación como proyecto de ley del decreto misceláneo, que regula desde la privatización de Aena y Loterías del Estado hasta la subida de impuestos para el tabaco y beneficios fiscales para las pymes.

'La coyuntura económica no permite dilaciones. Hace falta coherencia y rapidez', argumentó la vicepresidenta económica, Elena Salgado, ante un hemiciclo con muchos más escaños vacíos que ocupados, a pesar de la trascendencia de las medidas a aprobar.

El PP insiste en que la solución a la crisis es el adelanto electoral

Salgado, tras reiterar que la consolidación fiscal es un 'objetivo incondicional', señaló que es 'el sector privado el que debe protagonizar la recuperación económica, invirtiendo, mejorando la competitividad y creando empleo'.

Por las costuras de la perplejidad creada por una crisis de entidad desconocida, la noticia del debate la proporcionó el portavoz del PP, Cristóbal Montoro, que en muchos pasajes de su intervención expropió el discurso de izquierdas al Gobierno. Montoro no se limitó a la proclama de que el Ejecutivo socialista 'está haciendo recaer el ajuste sobre los más débiles', sino que cuestionó con dureza que se abra la puerta al capital privado en un monopolio como el de Loterías.

La izquierda minoritaria acusa al PSOE de 'rendirse a la derecha'

No pudo avalar sus palabras su jefe de filas, Mariano Rajoy, quien a diferencia del presidente del Gobierno, que asistió a todo el debate, sólo estuvo en su escaño además de en la votación el tiempo suficiente para escuchar la coletilla final de su portavoz: 'Estamos asistiendo a los estertores finales de un Gobierno. España necesita nuevo oxígeno político y esta Cámara una revisión de su composición'. Entre medidas, había tachado de 'alicortas' las medidas tributarias.

Si la privatización de Loterías fue criticada por el PP, más reparos concitó la puesta a la venta del 49% de Aena, aunque más que por este hecho lo fue por la posible consolidación de su 'modelo centralista'. Hasta la portavoz de Coalición Canaria, que votó a favor del decreto, reclamó el compromiso de que no se aproveche la reordenación del sistema aeroportuario para 'imponer un sistema uniforme a todo el país', rechazo que también expresaron con especial rotundidad CiU y ERC.

Zapatero preside hoy la Comisión delegada de Asuntos Económicos

También el PNV criticó 'la urgencia' en esta reforma, pero Aitor Esteban, señalando a Loterías, echó un capote al Gobierno: 'Algunos creemos que las joyas de la abuela hay que empeñarlas cuando sea necesario'.

A CiU, como advirtió Josep Antoni Duran Lleida, no la ha cambiado de momento la recuperación del poder en Catalunya y optó por distinguirse con la abstención. Josep Sánchez Llibre alegó que su grupo no podía votar en contra porque las medidas 'más relevantes' tienen su copyright, pero tampoco a favor, por su 'radical oposición' a las relacionadas con Aena y Loterías.

La izquierda minoritaria coincidió en reprochar al Gobierno que haya 'tirado la toalla hasta el extremo de llegar a 'la rendición a las recetas de la derecha', en palabras de Joan Ridao (ERC). 'Si esta es la agenda social que nos tenía reservada, aunque yo sea agnóstico, ¡qué dios nos coja confesados!', exclamó Francisco Jorquera (BNG). Y Nuria Buenaventura (ICV-IU), dejó una pregunta de fondo en el aire: '¿Han rescatado a bancos, ¿cuando van a rescatar a las personas?'.

A la espera de una respuesta a este interrogante, como advirtió el portavoz socialista, Francisco Fernández Marugán, 'la austeridad y las reformas han venido para quedarse por un largo periodo de tiempo'. Marugán aprovechó la oportunidad para, mirando a los mercados, subrayar que en este año se están superando las previsiones de recaudación fiscal, clave para reducir la deuda.

En el horizonte inmediato, la expectativa se centra en la cumbre de la Unión Europea que se celebrará en Bruselas a partir del jueves. Para preparar esta cita, Zapatero ha decidido presidir hoy la reunión semanal de la Comisión delegada para Asuntos Económicos, lo que le impedirá participar en el viaje inau-gural del AVE que unirá Madrid con Cuenca y Albacete. De la cumbre europea espera el Gobierno español que salga un mensaje político de unidad en torno a la estabilidad del euro para hacer frente a la última crisis de las deudas soberanas.

Antes de presidir la Comisión de Asuntos Económicos, Zapatero protagonizará en el pleno del Congreso su último duelo parlamentario del año con Rajoy. El presidente del PP preguntará al jefe del Ejecutivo si tiene previsto seguir 'haciendo recortes sociales'.