Público
Público

El Congreso debate de la consulta catalana con la vista puesta en el PSC

El Grupo Socialista se opondrá a la propuesta de ERC de que el Estado transfiera a Catalunya la potestad para convocar referendos porque "no cabe" en la Constitución y no alude a las consultas populares

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La expectación no estará esta tarde situada en el resultado final de la votación, sino en los argumentos y en las actitudes de algunos diputados, singularmente los del PSC. Hoy la oleada soberanista pasa por el Congreso por primera vez desde las masivas manifestaciones de la Diada y la convocatoria de elecciones anticipadas. Se palpará a través de una proposición no de ley presentada por ERC [consultar aquí], en la que se pide que el Estado transfiera a Catalunya, a través del artículo 150. 2 de la Constitución, la facultad para poder convocar referendos. 

La mayoría absoluta del PP hará imposible la aprobación de la iniciativa. Pero también la rechazará el PSOE, según confirmó hoy la portavoz en rueda de prensa. Esa es la posición oficial del grupo. Otra cosa será lo que refleje esta tarde el marcador, si finalmente hay diputados del PSC que se salgan de la línea marcada por el partido o no. Soraya Rodríguez explicó, en medio de un aluvión de preguntas de los periodistas, que los socialistas se opondrán al texto de ERC porque 'no hace referencia a las consultas populares', sino a la facultad del Estado de trasferir la competencia de convocar referendos a las comunidades autónomas, algo que 'no cabe' en la Constitución, pues en su artículo 149. 1. 32) atribuye exclusivamente al Gobierno central esa potestad. La precisión hecha por Rodríguez tenía su razón de ser, ya que la Ley catalana de Consultas Populares fue aprobada en 2010 cuando aún gobernaba el tripartito (PSC, ERC, ICV-EUiA). La norma fue impugnada por el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero y está a la espera de sentencia del Tribunal Constitucional. Con ese argumento, se cubre las espaldas el PSC, que se abstuvo en el Parlament en la resolución que planteaba la celebración de una consulta sobre la independencia de Catalunya 'prioritariamente' para la próxima legislatura'

Desde el PSC niegan que vaya a haber fugas entre sus 14 diputados

La portavoz socialista no fue mucho más allá. Dijo que 'debate' dentro del grupo lo había habido como lo hay 'siempre', pero se negó a comentar qué se había discutido a puerta cerrada, si algún miembro del PSC había pedido flexibilizar la postura. Sólo contestó con un escueto 'no' cuando se le preguntó si algún diputado catalán le había 'comunicado' que iba a romper la disciplina de voto. ¿Y habrá sanción para los parlamentarios que se salgan del cerco fijado por el PSC?, se le insistió. 'Hablar de futuribles... Mañana hablamos. Hemos debatido y visto este tema, se ha fijado la posición y es lo que hay', despachó, visiblemente incómoda. Dijo estar convencida de que no habrá fugas 'como en otras votaciones'. Fuentes de la dirección de los socialistas catalanes en Madrid aseguraron a Público que los 14 parlamentarios respetarán la postura oficial y no habrá díscolos.  'Si tuviéramos una opinión distinta, la diríamos', alegaron. El debate llega en un momento especialmente difícil para el PSC, en plena precampaña y con las encuestas a la baja.  

Se preguntó a la portavoz si la propuesta de ERC merecería otra postura del PSOE si se plantease por otros cauces, los de la reforma constitucional. Rodríguez declinó pronunciarse, ya que uno de los cambios 'más importantes' de la Constitución, el hecho de que las comunidades pudieran convocar referendos, requiere 'un debate muy profundo' en el seno del partido.

Coscubiela y Centella resaltan la 'coincidencia' en sus planteamientos

Izquierda Plural (IU-ICV-CHA) también se sentirá observada. Por la mañana, en rueda de prensa tras la Junta de Portavoces, ya expresó su opinión 'favorable' a la propuesta de ERC Joan Coscubiela, que será quien defienda las tesis del grupo. Claro que él procede de ICV, y falta por ver qué hará Izquierda Unida. Durante el almuerzo se adoptará la decisión final, aunque todo indica que ganará el sí. Coscubiela defendió que el texto de los republicanos es 'asumible', sobre todo porque reivindica el 'derecho a decidir'. Por tal ICV y EUiA (la marca catalana de IU) entienden la potestad de los ciudadanos no para dilucidar sobre independencia sí o no, sino sobre asuntos que le afectan a su vida cotidiana, sobre políticas sociales incluso. Por ello el portavoz ecosocialista hizo mucho hincapié en que la iniciativa de ERC coincide en el tiempo con la Diada y también con las concentraciones del 15-S y del 25-S, lo que señala cómo la ciudadanía empuja para que se incentive la 'participación'. 

Por la parte de IU terció José Luis Centella, que abiertamente declaró simpatía por las tesis de Coscubiela: 'Los argumentos son claros, y no exactamente dirigidos al caso catalán. Sí comparto los argumentos de Joan, ya que hablamos de la capacidad de convocar referendos. El programa de IU reconoce la capacidad de los ayuntamientos para celebrar consultas'. Así que vista 'la coincidencia' en los planteamientos, queda por remachar el sentido del voto, que en ningún caso será 'contradictorio'. Ello indica que todo lo más que se puede alejar IU es apostar por la abstención.