Público
Público

El Congreso prorroga la misión en Libia sin límite

Sólo IU y UPyD se oponen a la ampliación solicitada por el Gobierno. El coste de la operación en estos tres meses ha ascendido a 43,3 millones de euros

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Esta vez no se ha fijado una fecha en el calendario, pero la ministra de Defensa, Carme Chacón, y la ministra de Asuntos Exteriores, Trinidad Jiménez, obtuvieron el respaldo mayoritario del Congreso para prorrogar sine die la misión de las tropas españolas en la operación liderada por la OTAN en Libia, iniciada el pasado 19 de marzo.

La petición se saldó con la abstención de UPyD y la protesta-ausencia del diputado de IU, Gaspar Llamazares, que se negó a participar en la votación al considerar que la propuesta era 'al margen de la legalidad'. Un extremo del que se desmarcaron las ministras, que defendieron la legalidad de la operación amparada por la ONU.

'Mientras el régimen libio siga siendo una amenaza para su población civil, España debe mantener este compromiso político y militar', subrayó Jiménez en la comparecencia conjunta con la titular de Defensa antes de solicitar el apoyo de los grupos parlamentarios en la Comisión. Tras destacar que la actuación de la coalición esta 'contribuyendo a frenar la represión violenta' del régimen de Muamar Gadafi, la jefa de la diplomacia española recordó que 'la solución debe venir desde dentro de Libia y no puede ser sólo militar sino fundamentalmente política'.

'El régimen libio siga siendo una amenaza para su población civil'

En esta insólita sesión conjunta -celebrada por algunos portavoces de los grupos parlamentarios-, Chacón solicitó al Congreso la autorización para que se alargue la misión 'hasta conseguir los objetivos marcados: alto el fuego, retirada de los militares en las zonas ocupadas y acceso garantizado a la ayuda humanitaria'.

La ministra de Defensa argumentó la necesidad de hacerlo señalando que 'la población libia sigue en peligro', como minutos antes hizo la titular de Exteriores. En este sentido recordó que, si bien los leales a Gadafi han declarado en varias ocasiones 'estar dispuestos a decretar un alto el fuego y permitir la entrega de ayuda humanitaria, sus actos desmienten sus palabras.

Siguen asesinando poblaciones civiles'. Ambas ministras defendieron la labor realizada por España en Libia, tanto por haber 'evitado la muerte de miles de inocentes', según señaló Carme Chacón, como por 'apoyar y acompañar el proceso de reformas' en el país, según Jiménez. En estos tres meses, el coste de la operación ha ascendido a 43,3 millones de euros. Una cuantía que se verá ampliada a razón de 14,4 millones mensuales, según la estimación facilitada por la ministra de Defensa.

El apoyo mayoritario en la votación contrastó con las dudas expresadas por los grupos. El más crítico con la operación y con la prórroga fue Llamazares. 'Nos proponen embarcarnos en una guerra civil en Libia', resaltó el diputado de IU, advirtiendo que la propuesta es 'ilegal', por lo que se ausentaría de la votación. Además, señaló que se reservaba la posibilidad de emprender acciones legales. La diputada de UPyD, Rosa Díez, se abstuvo, apuntando que 'el objetivo de la misión está cambiando en lo político y en lo militar'.

Entre los que votaron a favor de la prórroga, el portavoz del PNV, Joseba Beloki, advirtió a las ministras que hoy siguen apoyando pero con reparos, ya que esta no es 'la cadencia temporal lógica'. Por su parte, el diputado del Partido Popular Gustavo de Arístegui manifestó el 'apoyo sincero, pero condicionado' de su grupo.