Público
Público

Los conservadores buscan discurso sobre políticas de empleo

La dirección nacional y el PP vasco chocan al valorar el traspaso pactado por el PNV

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El PP está pendiente de la letra pequeña de la transferencia en políticas de empleo, acordada entre el PSOE y el PNV como paso previo al acuerdo presupuestario. Antes de que estalle un nuevo frente entre la dirección nacional y el PP vasco, como ocurrió a cuenta del blindaje del concierto vasco, los conservadores tratan de consensuar su discurso. Ayer, en el comité ejecutivo nacional del PP en Barcelona, se podía ver en ello al portavoz del PP en Euskadi, Leopoldo Barreda, y al responsable de Economía de la formación conservadora, Cristóbal Montoro.

En su calidad de sostén del lehendakari, los responsables del PP vasco han huido hasta ahora del trazo grueso de las críticas vertidas sobre el acuerdo por el líder del PP y su equipo económico. Pero ayer Rajoy volvió a la carga. 'El PNV cambia el apoyo a los Presupuestos por un cromo que todavía no conocemos en su totalidad pero que intuyo no va por el mejor de los caminos', criticó. El PP de Euskadi se ha mostrado dispuesto a avalar el acuerdo si se garantiza que no rompe la caja única de la Seguridad Social, como aseguran socialistas y nacionalistas vascos. Pero Rajoy recuerda que ni él, ni ellos han leído el decreto.

El jefe de la oposición mantiene sus recelos. 'Me huele mal', afirmó en un corrillo con periodistas. Recordó que él como ministro de Administraciones Públicas ya había intentado negociar este tema en el 96 y se mostró sorprendido de que a Patxi López se lo vetara el PNV el año pasado.

Hasta que se desvelen los secretos del acuerdo, el presidente del PP puso las mayúsculas de sus críticas en las consecuencias, al acusar al PNV de hacer 'daño a todos los vascos y españoles con su acuerdo a los Presupuestos'.

Desde Bilbao, el líder del PP en Euskadi, Antonio Basagoiti reiteró su apoyo a las transferencias acordadas con el PNV en cuyo discurso 'cabe todo', según denunció, al ser 'acordes con el Estatuto', aunque advirtió de que los vascos pueden 'acabar pagando' la cesión para que la formación nacionalista vasca 'se cuelgue una medalla'.