Público
Público

Un constructor dice que la Trias Fargas fijaba el precio de los donativos

Empleados del Palacio ven "injustificables" los pagos de Millet a empresas vinculadas a CDC

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Un día más, las controvertidas relaciones de la fundación de CDC con empresas privadas y los pagos que hacía el Orfeó a sociedades vinculadas a las campañas electorales de CiU protagonizaron la jornada de la comisión de investigación del Parlamento.

Ayer fue la constructora Copisa, líder en adjudicación pública durante los Gobiernos de CiU, la que admitió los pagos a la convergente Fundación Trias Fargas. Su consejero delegado, Xavier Tauler, admitió un pago de 60.000 euros a la entidad cultural y señaló que habían hecho otros que no supo precisar. Interrogado sobre el importe de la donación, Tauler fue explícito: 'Cuando te llama la persona de la fundación, te hace una sugerencia'.

Estos donativos se hicieron entre el 2007 y el 2009, después de que Copisa hiciera unas obras en el Palau. Otras constructoras como ACS, FCC o Comsa hicieron también aportaciones a la Trias Fargas. Copisa pagó, además, 700.000 euros al Palau de la Música como patrocinador, sin que de momento se haya sabido si, como ocurrió en el caso de los donativos que hacía Ferrovial, este dinero servía después para pagar a proveedores de CDC.

En este sentido, tres trabajadoras del Palau admitieron ayer que no entendían por qué el Orfeó, bajo la dirección de Millet, aceptó hacer estos pagos. Cristina Junceda, Adriana Mata e Isabel Martínez calificó de 'injustificables' los pagos a las empresas de buzoneo New Letter y Letter Graphic. Las tres han indicado que nunca oyeron hablar de estas sociedades.

La negativa del tripartito a citar ante la comisión al conseller Castells propició ayer nuevas críticas de CiU. Su presidente, Artur Mas, calificó la investigación parlamentaria sobre la relación fiscal entre su partido y el Palacio de 'farsa' si no comparece el consejero, implicado en el caso del hotel del Palau. 'Su única finalidad es perjudicar CiU', afirmó. En la misma línea, Oriol Pujol, portavoz parlamentario de la formación, pidió 'anular' la investigación por inútil y caótica.

A las quejas se añadió el presidente, Ernest Benach, que lamentó que la comisión 'forme parte de la pugna constante' entre los partidos.