Público
Público

El consumo de cocaína se mantiene mientras bajan alcohol y cannabis

La mitad de los ingresos hospitalarios causados por drogas se debe al abuso de la coca

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El consumo de cocaína está bien visto. La leyenda urbana dice que la esnifan artistas y triunfadores y que no es nociva. Esta creencia errónea explicaría en parte por qué el consumo de esta droga “demoledora”, en palabras del ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, se mantiene en los mismos niveles que en 2005. Así lo revela la Encuesta Domiciliaria sobre Alcohol y Drogas en España 2007/08, cuyas conclusiones presentó ayer el responsable de Interior junto al titular de Sanidad y Consumo, Bernat Soria.

La tendencia estable en el consumo de cocaína, pese a romper con el crecimiento de años anteriores (el consumo aumenta de dos a tres décimas en cada encuesta, que se realiza cada dos años), no es tan alentadora como la que se observa en relación con el tabaco, el alcohol y el cannabis.El uso de estas drogas, consideradas menores por una amplia mayoría, ha descendido desde 2005 un 0,7% en el caso del tabaco, el 3,8 en el del alcohol y el 1,1% en cuanto al cannabis. España registró el pasado año el consumo diario más bajo de alcohol y tabaco desde 1997, así como el de cannabis desde 2003.Soria y Rubalcaba hicieron hincapié en los efectos nocivos de la cocaína. Existe un dato revelador: prácticamente la mitad (un 46%) de los ingresos hospitalarios causados por el abuso de drogas, tiene su origen en el consumo
de cocaína.

Se esnifa tanta cocaína como hace dos años y el grado de consumo es pequeño–el 3% de la población de entre 15 y 64 años dice haber probado esta sustancia en el último año; y el 1,6% la consume habitualmente–. Pese a todo, España continúa siendo el país donde más cocaína se consume, seguido muy de cerca por Estados Unidos.

Menos personas se enganchan

Soria subrayó el descenso del número de personas que se enganchan a esta sustancia tras probarla. Aunque ha aumentado un punto (hasta el 8%) el número de ciudadanos que ha probado alguna vez la cocaína, sólo el 37,5% repitieron. En 2005, un 42,9% reincidió.

Por su parte, el ministro del Interior destacó que, por primera vez, se detecta un retraso en la edad de inicio en el consumo de todas las drogas. Por ejemplo, los jóvenes empiezan a fumar cannabis a los 18,6 años, frente a los 18,3 de 2005. También ha aumentado tres décimas, hasta los 20,9 años, la edad de inicio de consumo de cocaína.
El estudio recoge el aumento de la percepción de riesgo del consumo de drogas. Ha crecido el 4,3% el número de ciudadanos que considera nocivo consumir hachís alguna vez y un 1,9% el porcentaje de aquellos que creen peligroso beber cinco o seis cañas al día.

La percepción de riesgo en el consumo habitual de cocaína sólo ha crecido dos décimas y la de fumar un paquete de tabaco diario se ha mantenido estable. Soria explicó que Sanidad trabaja con el Instituto Nacional de Drogadicción de EEUU en la búsqueda de una vacuna contra el tabaco y la cocaína, que proteja al cerebro de las moléculas
que crean adicción.