Público
Público

Control mafioso para vender droga dentro

Las redes intentan vigilar algunos locales para traficar en su interior

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Nacho, portero de discoteca de 28 años, gana 100 euros por noche y ha tenido que pagar una multa de 150 euros tras enzarzarse con un cliente. “No nos interesa tener problemas. Somos porteros, no matones a sueldo. Tenemos que estar preparados por si hay situaciones complicadas, pero no nos interesa que haya violencia”, afirma mientras sella las manos de un grupo de chicas a la entrada de una discoteca de Madrid. Practica kickboxing, está licenciado en turismo y eligió el trabajo de portero porque le aburría trabajar en la recepción de un hotel.

No obstante, la existencia de porteros violentos también forma parte de los fines de semana. Los dueños de las discotecas y la Policía conocen las redes mafiosas (españolas, búlgaras o latinoamericanas, principalmente) que coaccionan a los responsables para vigilar sus puertas. “Son redes vinculadas al tráfico de drogas que, al controlar los accesos, monopolizan la entrada de los camellos”, explican fuentes policiales. Son más frecuentes en locales “de música techno o house”, explica Nacho, donde la presencia de drogas y armas blancas es más habitual. Los porteros saben que pegar un puñetazo seco en las costillas noquea y no deja marcas. “Pero romper una nariz, un brazo o matar a alguien es una locura”, sostiene.

Para este portero, “el 95% de mi trabajo se resuelve con esto”, sentencia señalando su boca. “Hay que hablar y tener mucha paciencia porque a partir de las 5 encuentras a gente bastante pasada”. Su último invento para solucionar peleas es sacar del local a los participantes de las trifulcas y, si los golpes continúan en la calle, rociarles con un extintor. “Se quedan alucinados y así yo evito meterme en problemas. Cuando hay lío no puedes esperar a que llegue la Policía”, sostiene. Para los casos más complicados, tiene un palo de madera pero “está cogiendo polvo en el almacén”.