Público
Público

Los controladores niegan estar haciendo una huelga encubierta

Casi una veintena de controladores del aeropuerto de El Prat no acude a su puesto de trabajo, causando complicaciones en los vuelos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los controladores aéreos niegan que se esté produciendo una huelga encubierta, tal y como aseguró el ministro de Fomento, José Blanco, que amenazó con acudir a la Fiscalía de confirmarse tal extremo. 

'Si fuera una huelga habría expedientes abiertos', aseguraron fuentes de la Unión Sindical de Controladores Aéreos (USCA) a última hora de la noche. Según este sindicato, los controladores 'no tienen nada que ocultar'. 

Sin embargo, este lunes por la mañana al menos 18 controladores del aeropuerto de El Prat de Barcelona continuaban de baja médica, generando problemas con la operatividad de los vuelos con origen y destino al este de la Península. 

'Son bajas deliberadas para presionar', dicen en Aena

Un portavoz de Aena ha explicado que a las 10 horas estaban cerrados cuatro sectores del espacio aéreo que se controla desde el Centro de Control Aéreo (ACC) del aeropuerto barcelonés. También ha alertado de que la situación se irá complicando a lo largo del día. 'Se trata de bajas deliberadas para presionar', aseguraba el portavoz, que explica que la Inspección de la Seguridad Social continúa con la investigación de cada una de las bajas, sin abrir aún expediente alguno. 

Este portavoz también ha asegurado que Aena pondrá en marcha 'todos los instrumentos para garantizar la eficiencia y la continuidad del tráfico'. 

Los controladores, pese a todo, siguen negando que se estén ejerciendo presiones y aseguran que las bajas son 'veraces' porque hay gente 'muy fastidiada' que se ha visto obligada a trabajar más horas y que cuenta con menos tiempo de descanso. De hecho, piden que las investigaciones se realicen 'hasta el final' y que, comprobada la veracidad de las bajas, se analicen las causas que las provocan. 'A la gente le acaba por minar', aseguran. 'Es como si a un futbolista le hacen jugar cuatro partidos a la semana'.

Desde USCA no entienden la alarma social que se ha creado durante el fin de semana, ya que simplemente se está registrando una operación salida 'complicada'. Sin embargo, Aena lamenta los hechos porque 'perjudican sobre todo al pasajero, al sector turístico y a las compañías aéreas cuando estamos en temporada alta'.  

En la jornada del domingo se produjeron retrasos importantes en aeropuertos como Barcelona, Valencia o Alicante como consecuencia de que 28 de los 61 controladores que deberían haber trabajado en El Prat no lo hicieron, alegando baja médica.