Público
Público

Los controladores votarán mañana si van o no a la huelga

Los controladores aéreos han renunciado a recurrir ante el Tribunal Supremo la sentencia de la Audiencia Nacional del pasado abril

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los más de 1.800 controladores aéreos que actualmente están operativos votarán mañana en asamblea si convocan una huelga en respuesta al real decreto aprobado por el Gobierno el pasado viernes, que regula los nuevos tiempos de actividad y descanso del colectivo y fija un descanso obligatorio de 30 minutos cada dos horas de actividad.

La nueva norma establece el límite mensual de actividad operacional en 200 horas con descanso mínimo de 184 horas distribuidas en al menos tres periodos de descanso. Al año, la jornada se mantiene en 1.670 horas, más las 80 extraordinarias que permite el Estatuto de los Trabajadores.

Daniel Zamit, portavoz del sindicato mayoritario USCA, que agrupa al 95% de los 2.400 controlaores con licencia que AENA tiene en su plantilla, asegura que la irrupción de manera 'unilateral' de esta nueva medida, que califica de 'muy dura y salvaje' por parte del departamento que dirige José Blanco, muestra que 'no existe ninguna voluntad de negociar' para solucionar el conflicto.

Los controladores aéreos han renunciado a recurrir ante el Tribunal Supremo la sentencia de la Audiencia Nacional del pasado abril que avaló la ley que reorganiza su trabajo y rebaja su salario.

Según explicaron hoy fuentes de los controladores, el recurso no se ha llegado a formalizar ante el Alto Tribunal debido principalmente a que esta medida paralizaba las demandas particulares interpuestas por los miembros del colectivo ante los Juzgados de lo Social por el cambio de sus condiciones de trabajo.

El pasado 12 de abril, la Audiencia Nacional avaló la Ley de Prestación de Servicios de Tránsito Aéreo, ya que consideró que no era inconstitucional, como defendía el sindicato de controlaores aéreos (USCA).

Los jueces de la Sala de lo Social desestimaron la demanda de conflicto colectivo de USCA porque argumentaron que la ley fue 'necesaria, idónea y proporcionada' para corregir en el plazo más breve posible la 'situación calamitosa' originada por la prórroga del convenio colectivo de los controladores.

A su juicio, esa situación se había convertido en 'un estado de excepción permanente' durante 20 años 'que ninguna Administración responsable puede tolerar'.

Los magistrados de la Audiencia Nacional también criticaban que ese convenio colectivo 'ha primado siempre sus intereses' y 'nunca' el servicio público de tránsito aéreo gestionado por AENA.