Público
Público

"Estoy convencido de que escribiré la crónica de cómo nació la República catalana"

Entrevista a Alfred Bosch, candidato de la coalición ERC-Rcat-Catalunya Sí

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Alfred Bosch (Barcelona, 1961) es escritor y profesor de Historia de la Universitat Pompeu Fabra y de la Universidad de Chicago. En 2010 dejó ERC para actuar como portavoz de la consulta popular sobre la independencia en Barcelona y ahora, como independiente, es la cara visible de una coalición decidida a explicar y defender en Madrid la aspiración de independencia.

¿Cree haber logrado movilizar el voto de ERC tras su doble derrota?

La sensación que me llega es que la gente ve la diferencia y que se ha hecho un esfuerzo. Hemos pasado de unas encuestas que nos exterminaban del Congreso a uno, dos y últimamente hasta tres diputados. Nosotros aspiramos al máximo, a los 47 diputados que corresponden a Catalunya. Ya sé que venimos de muy abajo, pero queremos ir muy arriba. Si tenemos diez diputados sabemos que nuestro mensaje podrá llegar.

El pacto fiscal polariza la pugna electoral. ¿Hay riesgo de una nueva confrontación o fracaso?

Yo lo que quiero es que nos expliquen qué es el pacto fiscal, porque no lo sabemos. Sabemos qué es el concierto económico, que es lo que defendemos y entendemos como independencia fiscal. Si el pacto fiscal es un concierto económico a la vasca o a la navarra podemos trabajar, pero no si significa otro esfuerzo agónico.

¿No es ir contra la tendencia que existe a escala europea de ir hacia la integración fiscal y económica?

Nuestro objetivo es la independencia de Catalunya y en un siglo ha habido muchísimas en Europa. Hemos pasado de 50 a casi 200 estados en el mundo y esto no ha impedido una unidad europea para afrontar cuestiones económicas o políticas. Son dos procesos que han funcionado en paralelo y no vemos contradicción.

'Si el pacto fiscal es como el concierto vasco lo apoyaremos, pero no si es otro esfuerzo agónico'

Usted habla de una 'separación amistosa'. ¿Cómo se haría en una sociedad con múltiples sentimientos de pertenencia?

Como nación tenemos el derecho reconocido internacionalmente de determinar nuestro futuro. España tiene que entenderlo y tenemos que ejercer este derecho democráticamente. Lo que no queremos de ninguna manera es una confrontación. Queremos poner sobre la mesa el proceso de autodeterminación y nosotros defenderemos la independencia, pero respetaremos escrupulosamente el resultado democrático.

¿Cómo se plantea trabajar por la independencia en Madrid?

No se trata de hacer pedagogía, se trata de expresar claramente lo que queremos y plantear un proceso de autodeterminación. ¿Qué nos puede pasar? ¿Que nos digan que no somos nadie y no quieren hablarlo? Entonces nuestro trabajo es ir incrementando progresivamente nuestra fuerza de manera que el Estado no se pueda negar. Queremos tener el apoyo que nos hace falta, que no es el de un Gobierno en Madrid, sino el de la población catalana.

'No queremos de ningún modo una confrontación, sino ejercer el derecho a la autodeterminación'

¿Cómo valora que otras fuerzas independentistas pidan el voto nulo o la abstención en las elecciones españolas?

Es legítimo, pero yo no lo comparto. Pienso que en este país nos ha costado mucho poder ir a las urnas. Además, pienso que tenemos que estar en Madrid, porque es donde está el Estado. Todos los independentistas del mundo han ido a la capital a plantear su anhelo. Gandhi fue a Londres, Charles Parnell fue diputado en Westminster y Francesc Macià estuvo 16 años en las Cortes españolas. No voy a ser más chulo que Francesc Macià. Para mí será un honor ocupar su escaño.

¿Cree que ERC podría acabar arrastrando a CiU a la vía abiertamente independentista?

Nosotros no renunciaremos a nuestras convicciones, porque creemos que son justas y beneficiosas. La otra cuestión es que necesitamos una mayoría parlamentaria en Catalunya y los partidos de esta coalición no la tenemos. CiU tiene la mayoría necesaria para gobernar Catalunya y, por lo tanto, ellos mandan. Lo que hacemos es dirigirnos a los que mandan, pero ellos dicen que ahora no contemplan avanzar hacia un proceso de autodeterminación.

¿Pone por delante las políticas de izquierda o la independencia?

Nosotros entendemos que ambas cosas van relacionadas. El caso del déficit fiscal es paradigmático, porque se trata de un problema nacional y social a la vez. Creemos que el sector público debe tener una gran participación en cosas como la sanidad, la educación o los medios de comunicación para equilibrar injusticias, pero las cosas van juntas.

El 17-N hay convocada una huelga de universidades. ¿Se sumaría a ella si no hubiera campaña?

Sí. Los recortes en las universidades no son muy conocidos, pero son de los más dramáticos. Tengo compañeros, profesores asociados, que han visto sus sueldos reducidos en un 50%, y algunos cobraban 600 euros. En este sentido parece una ETT, contratando gente joven que no sabe si seguirá el próximo curso.

'Desde las últimas elecciones generales han pasado mil cosas y todas muy grandes'

¿Qué significa el hecho de que un independiente sea el candidato de un partido como ERC?

En cuatro años han pasado muchas cosas. Desde las últimas elecciones españolas han pasado mil cosas y todas muy grandes. El proceso del Estatut, la sentencia del Tribunal Constitucional, un millón de personas saliendo a la calle para protestar clamando independencia. También las consultas, con casi un millón de personas votando y el 95% diciendo sí. Jordi Pujol y Artur Mas votando que sí. Esto era literalmente impensable hace sólo dos o tres años. Los indignados saliendo a la calle en masa para reclamar otra política, más democracia. Nosotros hemos renovado el partido de arriba abajo, los militantes han votado y hemos incorporado gente procedente de la sociedad civil, como yo mismo, en los lugares más importantes. Intentamos reaccionar ante el latido de la calle.

Usted ve un fenómeno de fuerte renovación, pero el político que probablemente presidirá el Gobierno ya era ministro en 1996.

Ya se las apañarán los demás partidos. Durante cuatro años hemos visto cómo la sociedad civil iba por delante de la política en muchos aspectos. Tenemos que ponernos al día y tengo la sensación que quien no se ponga al día quedará atrás.

Usted es escritor. ¿Teme que su sueño de la República catalana se quede en un relato personal?

Yo estoy seguro de que me retiraré de la política activa escribiendo la crónica de cómo proclamamos la República catalana.

¿Tiene una fecha para ello?

No (ríe). No tengo fecha pero estoy convencido que lo veré y podré escribir esta crónica, porque las cosas han avanzado mucho en esta dirección y creo que avanzaremos más. Confío en ello y por esto estoy metido en esta aventura, porque me parece perfectamente factible. Depende de lo que decidamos nosotros.