Público
Público

Corbacho celebra el acuerdo de convenios y reconoce que la semana pasada fue "para olvidar"

El ministro de Trabajo asume que España no puede salir de la crisis con el actual marco laboral

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El ministro de Trabajo e Inmigración, Celestino Corbacho, celebró este martes que sindicatos y empresarios cerraran anoche el acuerdo de negociación colectiva para 2010-2012, una noticia que, según destacó, es 'importante' porque 'abre camino' también a la reanudación del diálogo social tripartito para acordar la reforma del mercado de trabajo.

No obstante, Corbacho, en una entrevista en Cuatro, dio más importancia al acuerdo de negociación colectiva que a la futura reforma laboral en cuanto a su potencial para generar riqueza y empleo.

De hecho, el ministro avisó de que no será la reforma laboral la que cree empleo, porque eso depende de la economía, y para generar puestos de trabajo, dijo, la economía debe crecer.

Para ello, Corbacho indicó que 'hay dos o tres cosas previas más importantes' que la propia reforma laboral: el acuerdo de negociación colectiva, porque 'da estabilidad' en salarios y costes; que haya más crédito, y 'lo más complicado de todo', que los ciudadanos tengan confianza en el futuro.

La reforma laboral, por su parte, 'supone un valor añadido muy importante' a todo lo anterior, pues, según dijo, España no puede salir de la crisis con el modelo de relaciones laborales que tenía antes de entrar en recesión.

Una vez cerrado el acuerdo de convenios, Corbacho prevé que esta misma semana se produzca la primera reunión tripartita para abordar la reforma laboral y, aunque dijo que no hay prisas ni plazos, confió en que todas las partes hagan esfuerzos para que, 'antes de finalizar abril', se haya debatido todo el temario de la propuesta del Gobierno, y en el caso de que sea posible, que haya habido acuerdo.

Entre las propuestas del Gobierno se encuentra la de revisar el contrato de fomento de empleo indefinido, cuya indemnización por despido es de 33 días por año trabajado. Corbacho señaló que hay que 'darle una vuelta' a este contrato tanto desde el punto de vista normativo como de costes, ampliar su uso y ver en qué partes puede mejorarse.

Ante todo el debate generado la semana pasada, sobre todo por la propuesta del Ejecutivo sobre pensiones, el ministro de Trabajo reconoció abiertamente que la semana pasada 'fue una semana para olvidar' y que el Gobierno cometió errores de comunicación.

'Si yo ahora viniera aquí a decir que lo comunicamos bien, sería una conclusión que sólo la tendría yo', dijo Corbacho, que admitió que 'hubo un poco de caos' durante tres días y que eso generó cierta desconfianza. 'Fue una semana negativa que esperemos que no se vuelva a repetir', añadió.