Público
Público

Corbacho: "La economía estaba en la UCI, ahora ha pasado a planta"

En sus últimos días al frente de Trabajo, Celestino Corbacho reivindica su labor al frente del ministerio y cree que la situación está mejorando.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

En la que puede ser su última entrevista como ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, quisó lanzar én Los desayunos de RTVE un moderado mensaje de optimismo sobre la situación económica y la evolución del empleo. Aunque reconoció que los datos del paro en el mes de septiembre 'son malos', Corbacho destacó que la economía está mejorando y que los ciudadanos empieza a percibir que 'lo peor ha pasado'.

El ministro reconoció, sin embargo que mientras 'la economía no crezca al 1,5% no estará en condiciones de crear empleo' de forma sostenida. Y para eso aún falta un poquito: 'En 2009 la economía estaba en la UCI y ahora está en planta, pero vamos a mejor'. 

En su despedida, Corbacho defendió con ahínco su gestión al frente del ministerio de Trabajo. Se irritó ligeramente cuando la entrevistadora le recordó las declaraciones del presidente del Gobierno el día anterior, cuando dijo que se podía hacer 'mucho más por cada persona' y que Trabajo necesitaba 'un cambio en profundidad' para dar a cada parado 'la atención suficiente'.

'A veces no tendemos a valorar el esfuerzo'

Corbacho reivindicó lo realizado en dos años y medio en el ministerio y recordó que el volumen de trabajo había aumentado: 'Cuando yo llegué, los servicios públicos de empleo atendían a 1.500.000 de personas y ahora atendemos a tres millones. Entonces se tardaba 25 días en reconocer la condición de parado y ahora lo hacemos en 2-3'. En su reivindicación frente a las palabras del presidente esgrimió hasta que los servicios que el ministerio presta por Internet habían mejorado.

'No tendemos a valorar el esfuerzo', dijo a guisa de conclusión. Se cuidó mucho de remarcar que con el plural no se refería a Zapatero sino a 'la sociedad en general'.

Corbacho se despide con un buen sabor de boca: 'Me voy de Madrid sin malas relaciones con casi nadie. He intentado ser institucionalmente correcto', dijo.

'Es verdad que cuando llegué a Madrid, utilizaba un lenguaje muy directo. Luego te das cuenta de que no es lo mismo ser alcalde que ministro y aunque uno no cambia de un día para otro he intentado mantener ese lenguaje fresco pero sin dejar de ser comedido'. 

Y con esa mezcla de frescura y comedimiento, Corbacho cree que los Presupuestos para 2011 son una buena medicina para la economía española: concede que son 'austeros' y que reducen de forma drástica la inversión pública, pero cree que son los que España necesita. Por eso no cree que sea necesario un plan alternativo, un plan B, por si fallan las previsiones como defienden el FMI y el Banco de España.'En dos años y pico hemos visto cómo se han ido corrigiendo todas las previsiones, que nunca se han cumplido al 10%%. Las previsiones del Gobierno se van cumpliendo'. 

Y como esas previsiones se van cumpliendo, Corbacho no ve necesario corregirlas ni tomar más medidas de ajuste tal como pide el FMI. 'El Gobierno español ha hecho recortes profundos, se ha recortado el gasto de manera considerable. El FMI valora las medida tomadas: hemos bajado el salario de los funcionarios, congelado las pensiones y llevado le gasto público a niveles de 2005. Hacemos lo que nos corresponde', se reivindicó el minsitro. 

'La reforma de las pensiones debería estar lista en el primer trimestre de 2011'

En ese sentido defendió la reforma laboral para la que pidió un plazo de un año para empezar a ver sus efectos y la reforma de las pensiones, incluido alargar la edad de jubilación hasta los 67 años. 'La necesidad de reformar las pensiones está fuera de toda duda, y sería bueno que está reforma fuera por consenso, dentro del marco del pacto de Toledo'. Corbacho puso fecha a esta reforma: 'Tendría que estar lista en le primer trimestre de 2011'. 

Habló Corbacho sobre la CEOE, organización de la que dijo que espera que resuelva su indefinición. 'Necesita estabilidad para poder negociar, así que espero que resuelva cuanto antes su problemas porque tenemos que hacer muchos esfuerozos todos juntos'. 

Sobre su futuro, su marcha a Catalunya para ayudar a Montilla en las próximas elecciones autonómicas, se mostró ilusionado: 'Para mí lo más importante, más que ser ministro, es estar al servicio de una idea. Voy a aportar mi granito de arena a un proyecto colectivo, y lo haré a mucha honra sea cual sea el espacio que nos otorguen los ciudadanos'.