Público
Público

Un corredor de fondo de la política madrileña

Jaime Lissavetzky milita en el PSOE desde 1974 y fue consejero con Leguina

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

'No parto de cero'. Jaime Lissavetzky quiso ayer dejar claro que no es un novato en la política, y mucho menos en la madrileña. Pese a que desde la llegada de Zapatero a la Moncloa su trayectoria ha estado relacionada con los éxitos de los deportistas españoles, Lissavetzky acumula un dilatado currículum en la federación socialista de Madrid.

Hijo de una cántabra y de un ucraniano que emigró a España a mediados del siglo pasado del que heredó un apellido difícil de deletrear,nació en la capital hace 59 años. Con sólo 23 ingresó en el PSOE, un partido al que en aquel 1974 la dictadura seguía condenando a la clandestinidad. Una vez fallecido Franco y después de que se instaurara la democracia, el también doctor en Ciencias Químicas dedicó 25 años a la política madrileña.

Fue secretario general de la Agrupación Socialista del distrito de Moncloa hasta 1985, cuando asumió la Consejería de Educación y Juventud del Ejecutivo regional, presidido entonces por Joaquín Leguina.

De su etapa en la Comunidad recuerda 'con especial cariño' la creación de la red de escuelas infantiles o la inauguración de la Universidad Carlos III. En ese puesto se mantuvo durante diez años, en los que también conservó su acta de diputado en la Asamblea madrileña.

Entre sus principales logros estuvo también la consagración del Teatro de La Abadía como centro de formación de actores y directores, así como la instauración de la Escuela de Cinede la capital.

Su relación con el mundo del deporte también fue gestándose en esos años. Poco antes de que el PP arrebatara al PSOE por mayoría absoluta el control de la Comunidad de Madrid, Lissavetzky impulsó la construcción del estadio de La Peineta, que se proyectó para albergar la celebración del Mundial de Atletismo de 1997,que al final perdió la capital.

El histórico militante socialista formó parte del conocido como sector renovador del PSOE, junto con el que es y ha sido uno de sus principales amigos dentro del partido, el actual ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba.

En 1994 asumió la secretaría general de la extinta Federación Socialista Madrileña, germen del actual PSM, si bien a los pocos meses la candidatura de su partido, encabezada por Leguina, encajó una severa derrota cuando Alberto Ruiz-Gallardón se hizo, por goleada, con la Presidencia de la Comunidad. No obstante,Lissavetzky se mantuvo al frente de los socialistas madrileños hasta 2000, cuando su lista renovadora fue derrotada por la del sector guerrista, en el congreso del PSM de ese año .

Ya como secretario de Estado, luchó por la 'tolerancia cero' con el dopaje. Y ha presenciado grandes triunfos del deporte en España. El más reciente, el Mundial de Fútbol. Él insiste en que 'los triunfos son únicamente de los deportistas'.