Público
Público

Cospedal anuncia duros recortes y los pone como ejemplo para España

Presenta un "plan de garantía de los servicios sociales básicos" que reduce en un 20% los Presupuestos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La presidenta de Castilla-La Mancha, María Dolores de Cospedal, anunció ayer la primera de sus medidas estrella al frente de la región que heredó del socialista José María Barreda. Se trata de un plan de recortes que, según sus cálculos, permitirá ahorrar 1.815 millones de euros entre 2011 y 2012. La iniciativa implicará que los Presupuestos se reduzcan un 20%, rozando los 7.000 millones de euros. Una cifra que vuelve a los niveles de 2005. Tras lo que la dirigente conservadora vendió como una vacuna para garantizar los servicios sociales básicos, los socialistas vieron lo contrario: 'Un ataque sin precedentes a la educación, la sanidad pública y la economía productiva'. Y la destrucción de 15.000 empleos públicos.

'Vamos a dar un ejemplo a toda España y lo vamos a hacer todos los ciudadanos de Castilla-La Mancha, lo vamos a hacer entre todos'. Con este argumento como idea fuerza, María Dolores de Cospedal compareció ayer en Toledo para perfilar un plan de ahorro que permita enderezar la situación económica de la región que gobierna.

'El objetivo es ahorrar 1.815 millones de euros, 1.718 de menos gasto y 97 de mayores ingresos', y el método, según ella misma precisó, es el de aplicar 'el mayor plan de choque contra el gasto corriente que se ha hecho nunca en toda España'. Todo, y en esto fue muy insistente, 'sin recortar' el acceso a los servicios sociales básicos.

Tras un comienzo de legislatura marcado por la reducción de prestaciones a las viudas, los impagos a las farmacias o a los dependientes, Cospedal hizo todos los esfuerzos posibles para transmitir la idea de que las prestaciones sociales están garantizadas. Hasta el punto de que su plan de recortes 'recortazo', según el PSOE fue bautizado por la Junta de Castilla-La Mancha como 'Plan de Garantía de los Servicios Sociales Básicos'.

Dos fueron los argumentos que esgrimió la presidenta a la hora de justificar los motivos de los recortes anunciados: la delicada situación económica en la que recibió la comunidad de manos de los socialistas y el cumplimiento del mandato constitucional la reforma pactada entre PP y PSOE para blindar el déficit por ley. Cree que en año y medio la región cumplirá con el objetivo de déficit del 1,3% del PIB.

Cospedal asumió que su anuncio va a generar crítica. 'Precisamente de aquellos que nos han obligado a hacerlo porque nos han arruinado'.

La esencia del paquete de medidas que aplicará el Gobierno de Castilla-La Mancha descansa en los recortes. Los ingresos prácticamente quedan intactos (97,5 millones más que en 2011) e incluso se prevé la disminución de la escala autonómica del IRPF.

El capítulo presupuestario más afectado es el de personal. Cospedal pretende ahorrar 391 millones de euros mediante la reducción de altos cargos y la supresión de organismos reguladores. También prevé la desaparición 'del 40% de los puestos de personal eventual'. Fuentes de la Presidencia de Castilla-La Mancha no supieron precisar el número exacto de empleos que desaparecerán.

El segundo apartado más afectado es el capítulo IV de los Presupuestos (transferencias corrientes), con un ajuste de 389 millones. Eso sí, en el plan sólo se detallan 20 millones en recortes, entre ellos más de nueve millones de euros a las subvenciones que el Gobierno regional otorga a empresas públicas y privadas del sector agrícola. En las últimas semanas, el líder del Partido Popular, Mariano Rajoy, ha insistido en que el campo será una de las prioridades si gobierna.

Horas después de que Cospedal presentara este programa, los socialistas lo tradujeron a otras cifras, las del desempleo. Así, donde los conservadores ven una oportunidad para crear trabajos, el PSOE ve lo contrario. Calcularon que serán despedidos 4.000 médicos, enfermeras y auxiliares y 4.500 profesores y maestros. A ellos se sumaría la pérdida de 3.000 trabajos en los centros de mayores y discapacitados.

Sólo abrir todos los días los centros educativos y sanitarios de Castilla-La Mancha supone un gasto anual de 5.800 millones, según el PSOE. Por ello creen imposible que con un Presupuesto cercano a los 7.000 millones no vayan a producirse recortes sociales.

Especial énfasis pusieron los socialistas en el anuncio de la racionalización de las infraestructuras e instalaciones sanitarias, con el que se pretende un ahorro de 400 millones. 'Tienen que explicarnos cómo va hacer esto. Todo hace pensar que van a acometer la privatización o la venta' de algún centro sanitario, exigieron.

Hasta que la economía mejore, Cospedal deja prácticamente congelada la obra pública nueva. Se trata de algo que el partido ahora en la oposición en las Cortes ve contradictorio. 'Va a suponer que se pierdan alrededor de 10.000 puestos de trabajo, ya que está acreditado que por cada millón de euros de inversión pública se generan 25 empleos'.

José Luis Guijarro, portavoz del PSOE en las Cortes, exigió al Gobierno regional que no se olvide de mencionar los ingresos. Así, recordó que el próximo año la comunidad recibirá 600 millones adicionales del Estado.

Por su parte, la vicepresidenta económica, Elena Salgado, aplaudió desde Londres que se tomen medidas. 'Castilla-La Mancha tuvo un déficit muy alto el año pasado. Tanto el Gobierno anterior como el actual tenían la obligación de presentar un plan de equilibrio financiero porque exceden del límite de déficit que tienen autorizado'.

No obstante, precisó que 'en la elección de los gastos [los recortes], es posible que la opinión del actual Gobierno no coincida con la del PSOE, pero el fundamento de la medida es lo que nos parece que debe hacerse'.

El sindicato UGT vio tras este anuncio una 'cortina de humo' para tapar los recortes sociales. La patronal, sin embargo, elogió el plan de ajuste de Cospedal.

Una de las máximas del Gobierno de María Dolores de Cospedal desde su llegada a la Presidencia de Castilla-La Mancha ha sido la de que gobernará con austeridad pero sin tocar las políticas sociales. No obstante, hay varios ejemplos de que no ha sido así.

A principios de agosto se conoció que más de 30.000 viudas de Castilla-La Mancha no habían percibido la paga semestral del complemento anual de 400 euros a su pensión, implantada por el Gobierno socialista de José María Barreda. El nuevo Gobierno regional del PP explicó que estas mujeres no habían percibido el dinero que les correspondía porque tras la revalorización de las pensiones mínimas del Gobierno central, quedaban fuera de los límites que daban derecho a la prestación. El ahorro por este concepto supera los diez millones de euros.

Otra de las noticias del verano ha estado protagonizada por las farmacias. Con la llegada del PP a la Junta, se dejó de pagar a los boticarios por las recetas cuyo coste sufraga la sanidad pública. Tras la amenaza de las boticas de cerrar por falta de dinero para adquirir medicamentos, esta semana ambas partes se han reunido para buscar una solución.

Los socialistas han denunciado también que la Junta de Castilla-La Mancha no paga la Dependencia desde hace tres meses.

DISPLAY CONNECTORS, SL.