Publicado: 04.10.2011 22:30 |Actualizado: 04.10.2011 22:30

Cospedal ficha como alto cargo a un exfalangista

Francisco Ferrero, nuevo director general de Función Pública y Justicia de Castilla-La Mancha, ocupó candidaturas de Falange en 1986 y 1995

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La secretaria general de los conservadores y presidenta de Castilla-La Mancha, María Dolores de Cospedal, ha fichado a un exfalangista para ocupar la dirección general de la Función Pública, calidad de los Servicios y Justicia de la Junta. Francisco Ferrero Casillas, que asumió el cargo de director el pasado 18 de julio, concurrió en las listas de Falange Española (FE) de las JONS en los años 1986 y 1995.

En el Boletín Oficial del Estado del 15 de mayo de 1986 -que publicó las candidaturas electorales que concurrieron a las generales que se celebraron un mes más tarde- consta que Francisco Ferrero fue el cabeza de lista de la formación fascista por la provincia de Toledo ese año. La formación fracasó en las urnas y sólo obtuvo 1.228 votos en la citada circunscripción.

Nueve años más tarde, el actual director general de Justicia del Gobierno de Cospedal volvía a figurar en las listas de FE. Ferrero concurrió de número dos de la ciudad de Toledo en las elecciones municipales que se celebraron en la primavera de 1995. Así figura en el Boletín Oficial Provincial de Toledo del 2 de mayo de ese año. Su candidatura tan sólo recibió el apoyo de 68 ciudadanos.

Al conocer la intención de este diario de publicar esta información, la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha remitió a Público un comunicado admitiendo la "inclusión del nombre de don Francisco Ferrero en las listas de Falange Española". En el texto, el Gobierno que preside la número dos del PP, se recuerda, además, que el exfalangista "es empleado público desde el año 1998".

"Desde esa fecha hasta hoy -añade la nota-, ha desempeñado, entre otras, las funciones de director de la Residencia Universitaria Tomás y Valiente de Toledo desde 1998 hasta 2001, durante el mandato de José Bono como presidente de Castilla-La Mancha; las funciones de jefe de servicio de Relaciones Laborales en el Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (puesto de libre designación) desde noviembre de 2002 hasta 2009 bajo el mandato primero de Bono y después de José María Barreda; y las funciones de jefe de personal del Ayuntamiento de Toledo desde 2009 y hasta la actualidad, durante el mandato de Emiliano García Page como alcalde de la ciudad".

Fuentes del PSOE castellano-manchego explicaron que esos cargos "no son estrictamente políticos", ya que "sólo pueden acceder a los mismos funcionarios de carrera del grupo A". Según insistieron, "en muchos servicios no se puede elegir más que a una persona". Además, apuntaron que en ninguno de esos puestos anteriores Ferrero Casillas tuvo el rango de alto cargo.

En su nota la Junta afirma que ,"en aras del rigor, la seriedad y la transparencia informativa, sería deseable que la proximidad de las elecciones generales no provoque que las adscripciones políticas pasadas de los miembros de la Junta adquieran ahora la relevancia que no han tenido durante tantos años de gobiernos socialistas".

Asimismo, "recuerda que no está entre sus competencias, por tratarse del ámbito estrictamente personal, cuestionar las adscripciones políticas que en el pasado tuvieran las personas elegidas para formar parte de esta Administración". E insiste en que el Ejecutivo regional ha escogido a "las personas que considera mejor cualificadas". El Gobierno de Cospedal lamenta, por último, las que juzga "maniobras de distracción de carácter electoralista".