Publicado: 11.01.2012 08:31 |Actualizado: 11.01.2012 08:31

Cospedal cierra cuatro centros de la mujer

El despido de todos los trabajadores afecta a cientos de ciudadanas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El centro de la mujer Pedro Muñoz, en Ciudad Real; el de la mancomunidad de Sierra del Segura, en Albacete; y los de Fuensalida y Navahermosa, en Toledo. Estos son los cuatro centros de atención a la mujer que el pasado día 2 de enero se vieron obligados a cerrar en CastillaLa Mancha, debido a los recortes del Gobierno de María Dolores de Cospedal.

El Consejo de Gobierno aprobó en diciembre pasado una resolución por la que se modificaba el modelo de gestión de los centros y casas de acogida. En lugar de realizar los convenios con ayuntamientos y mancomunidades, ahora estos organismos tendrán que competir por las subvenciones con empresas sin ánimo de lucro.

Los ayuntamientos no han prorrogado los convenios por motivos económicos

Mientras se resuelve dicho concurso, las entidades locales tuvieron la oportunidad de prorrogar los convenios del año anterior (a pesar de que en un principio se había anunciado su cese definitivo) durante uno o dos meses más. Sin embargo, en las localidades de los centros que han sido cerrados no ha sido así.

¿Los motivos? Económicos. "Muchos no han recibido todavía las cuantías del año pasado y, ante la imposiblidad de pagar a los trabajadores, han decidido no continuar", explicaron fuentes del sector. "Se ha politizado todo", denunció un extrabajador. "Y a los políticos no les importa nada la gente", añadió.

El equipo de Cospedal aseguró que no sólo no cerraría ninguna instalación, sino que incluso podría abrirse alguna más en 2012. Pero, en la práctica, todos los trabajadores de estos cuatro centros han sido despedidos y, como consecuencia, cientos de mujeres se han visto afectadas por la paralización del servicio.

La Junta había prometido que no clausuraría ninguna instalación

En uno de Toledo, por ejemplo, atendieron el año pasado a más de 400 mujeres. "¿Qué vamos a hacer ahora?", les preguntaron cuando supieron que tendrían que cerrar. "No pudimos decirles nada, sólo echarnos a llorar con ellas", relata una trabajadora.

En la Sierra del Segura, 20.000 personas distribuidas entre 12 pequeños municipios también se han quedado sin el servicio. Los trabajadores de este centro, además, ya llevaban un año sin cobrar antes de irse a la calle.

Pero esas no son las únicas consecuencias de los recortes. En la normativa del nuevo modelo de gestión, también se limita el número de trabajadores en función del número de habitantes a los que atiendan. En este caso, las más perjudicadas serán las mujeres de áreas rurales.

"Nosotros tendremos que reducir la frecuencia de las visitas a los pueblos porque de cinco compañeros sólo quedaremos dos", detalla una trabajadora de un centro de Albacete que abarca a 10.000 habitantes de ocho localidades distintas. "Llevamos medio año sin cobrar y el kilometraje del año pasado tampoco lo hemos recibido", añade.

La Red de Feministas de CastillaLa Mancha, por su parte, denunció también un recorte del 40% en el presupuesto de los centros. Este año, la cantidad destinada para tal fin en la resolución del concurso de subvenciones asciende a 9.955.200,60 euros. En 2010, según datos del Instituto de la Mujer, el total del presupuesto fue de 25,5 millones.