Público
Público

Crece en Euskadi la respuesta social en favor de Sortu

"Ha de retumbar en el Gobierno, la Fiscalía y el Supremo", dicen los convocantes

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Crece la movilización social en Euskadi en defensa de la legalización del nuevo partido de la izquierda abertzale, Sortu, para avanzar hacia un escenario definitivo de paz. Decenas de miles de personas se echaron a la calle para recorrer el centro de Bilbao en silencio tras una pancarta con el lema Bakerantz, legalizazioa (Hacia la paz, legalización), justo un día después de que la Fiscalía General del Estado corroborase su intención de demandar los estatutos de la nueva formación ante la Sala 61 del Tribunal Supremo.

La multitudinaria protesta superó las celebradas en Euskadi al menos durante los últimos dos años en el marco del proceso de la izquierda abertzale. Como referencias más cercanas, la movilización fue mayor que la vivida el 8 de enero por los presos de ETA y la celebrada el pasado 2 de octubre también por los Derechos humanos, civiles y políticos.

La cabecera se abrió paso más de un kilómetro entre miles de personas

Esta última protesta, sin embargo, se ha producido en un contexto bien distinto. No en vano se trata de la primera gran movilización convocada tras el alto el fuego 'general, permanente y verificable' anunciado por ETA, el 10 de enero, y por ende también tras la presentación de los estatutos de Sortu, el 7 de febrero. El texto, comparable al acta fundacional de cualquier partido legal, rechaza 'sin ambages' la violencia de ETA. Otro factor a tener en cuenta es que esta masiva protesta ha tenido lugar en un momento en que, pese a la claridad de los estatutos de Sortu, el Gobierno mantiene que es una 'continuidad' de Batasuna. La manifestación, convocada por una veintena de personas de distintos ámbitos de la sociedad vasca, recibió la adhesión de la izquierda abertzale [también de Sortu], Aralar, EA, EB [la marca de IU en Euskadi], Alternatiba, Abertzaleen Batasuna [del País Vasco francés], ERC, la red social Lokarri, la mayoría sindical vasca [ELA, LAB, Hiru, Stee-Eilas y ESK], así como de personalidades del mundo de la cultura vasca como los escritores Bernardo Atxaga y Unai Elorriaga, ambos ganadores del Premio Nacional de Narrativa.

El PNV, que defiende la legalización de Sortu, rehusó, sin embargo, sumarse oficialmente. Su presidente, Iñigo Urkullu, dejó escrito en su blog el jueves que su partido desea hacer comprender a la izquierda abertzale que 'este es su proceso unilateral y que tienen que recorrerlo ellos'. No obstante, el partido nacionalista dejó libertad a sus militantes para acudir. Se da la circunstancia de que entre los convocantes de la marcha estaban su expresidente Xabier Arzalluz y el exalcalde de Getxo, Iñaki Zarraoa, que portó la pancarta. Finalmente, el PNV estuvo representado de modo oficial por siete parlamentarios y el candidato a la alcaldía de San Sebastián.

Todos los partidos nacionalistas, salvo el PNV, apoyaron la protesta

Tras la pancarta, portada por algunos de los convocantes, se situaron los promotores de Sortu y representantes de las fuerzas políticas adheridas: Rufi Etxeberria e Iñigo Iruin (izquierda abertzale), Pello Urizar y Rafa Larreina (EA), Jon Abril (Aralar), Mikel Arana (EB), Oskar Matute (Alternatiba) y Joan Ridao (ERC), entre otros.

Cuando la protesta partió de La Casilla, decenas de miles de personas esperaban a lo largo de un kilómetro en medio de la calle Autonomía, de cuatro carriles, para sumarse a la marcha. Y cuando la cabeza había cubierto ya más de un kilómetro entre aplausos y se acercaba a Abando, aún había gente en la salida.

Tras finalizar, frente al Ayuntamiento, dos de los convocantes, la profesora de ikastolas durante la dictadura Kontxita Beitia y el miembro de la diáspora vasca en Argentina César Arrondo, tomaron la palabra. 'El eco ensordecedor de este silencio activo, decidido, resuelto, ha de retumbar allá donde corresponda. De momento, en el Gobierno de España, en su Fiscalía General, en el Tribunal Supremo', reivindicaron para, acto seguido, advertir de que tras conocerse los estatutos de Sortu ya 'no son de recibo cuarentenas sobrevenidas o consideraciones antijurídicas influenciadas por intereses políticos'.

Decenas de miles de personas reclaman pasos en favor de la paz

Según sus palabras, en la sociedad vasca ha empezado a calar la 'esperanza de que el alto el fuego de ETA se convierta en definitivo' y la 'esperanza en la instauración de una democracia integradora que nunca antes hemos conocido en Euskal Herria. En definitiva, la esperanza de la paz. No podemos tolerar que nadie vuelva a truncar esa esperanza'. Al final, llamaron a extender este mensaje hasta que sea un 'clamor social'.