Público
Público

Crecimiento y empleo serán los ejes de Zapatero

De la Vega asegura que habrá "compromisos" en estas materias

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El debate sobre el estado de la nación que comenzará el próximo 14 de julio en el Congreso será el segundo de la actual legislatura y el vigésimo primero desde que Felipe González instauró esta relevante cita parlamentaria en 1983. Desde entonces, los debates se han celebrado cada año, salvo en seis ocasiones, ya que se no se convoca cuando hay elecciones.

El de la próxima semana será el quinto duelo entre el presidente José Luis Rodríguez Zapatero y Mariano Rajoy. El último se celebró el pasado año, durante los días 12 y 13 de mayo. La estrategia del debate es uno de los secretos mejor guardados en los cuarteles generales del jefe del Ejecutivo y el líder de la oposición.

Zapatero acude al debate con tres meses seguidos de bajada del paro

Rodríguez Zapatero aún no ha comenzado a trabajar el detalle, la letra pequeña de una intervención que no acabará de pulir hasta el último momento, según admiten fuentes del Gobierno, aunque sí se han empezado a definir sus cimientos.

¿Cuáles serán los ejes? 'Uno de los elementos fundamentarles será marcar los objetivos del tiempo que tenemos por delante', despejó el pasado viernes la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, sin querer mostrar más cartas de las debidas al partido de Rajoy.

El duelo parlamentario del 14 de julio permitirá al presidente 'hacer análisis y balance y seguir adquiriendo compromisos con el objetivo prioritario y fundamental del crecimiento de la economía y la creación de empleo', según señaló De la Vega.

El Grupo Socialista espera con más expectación que otros años una cita que, según destaca un miembro de su dirección, puede suponer 'un punto de inflexión' en el relato de la crisis. Zapatero llega al debate con buenos datos económicos, por primera vez en muchos meses, comenzado por el paro, que lleva tres bajadas consecutivas. 'Todo lo que se ha ido haciendo en el último año y medio ha sido una secuencia de hechos ordenados y lógicos', abunda esta fuente. 'Ha habido de todo menos improvisación', subraya. El debate es, por eso, una ocasión para ordenar el discurso de la crisis ante la opinión pública, según concluye.

El PSOE considera que el jefe del Ejecutivo acude 'con los deberes hechos'. Su intervención estará teñida de alusiones al concepto tiempos difíciles, pero confían los socialistas en la 'pericia' de un Zapatero que ha ganado estos duelos en sus últimas convocatorias, según el CIS.

La crisis no permitirá anuncios que lastren el déficit público

En tiempos de secano presupuestario, el ajuste del déficit público no permitirá grandes anuncios, según admiten fuentes socialistas, que no aventuran qué compromisos puede adquirir el jefe del Ejecutivo en este debate de política general.

Pero los habrá, si se cumple el boceto de la vicepresidenta, aunque requerirán un contenido político sin lastre económico, según advierten. 'No se trata de sacar conejos de la chistera', justifica un veterano parlamentario socialista, sino de 'explicar en qué momento estamos y hacia dónde vamos, sin dramatismo, pero sin paños calientes, porque Zapatero puede aportar un buen trabajo'.