Público
Público

Criminales al sol: asesinos en Inglaterra, turistas falsos en España

40 mafias británicas operan desde España. Crimestoppers facilita detenciones sólo con información ciudadana

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

¿Ha visto usted a este hombre? Se llama Allan James Foster: 38 años, 1,75 metros, raza blanca, pelo negro. Desde hace cinco años lo busca la Policía británica por asesinato, narcotráfico y robo de diamantes. Se sospecha que podría ocultarse bajo el nombre falso de Shaun Wilkinson en alguna zona turística de Illes Balears o Canarias.

Este es el perfil base de uno de los 20 delincuentes peligrosos que la organización civil Crimestoppers ha incluido en Operación Captura 2011, una campaña internacional organizada junto a la Agencia Británica contra el Crimen Organizado (Soca) y dirigida a recabar información en España que facilite el arresto de estos criminales acusados de delitos graves como asesinato, secuestro, violencia sexual contra menores, asalto con agresiones o tráfico de drogas a gran escala.

Fundada en 1975 en Alburquerque (EEUU) por el detective Greg MacAleese, Crime-stoppers se ha convertido en una efectiva respuesta ciudadana a las dificultades que afrontan las policías nacionales para detener a delincuentes fugados de sus países. En su sede central, en Wallington, cerca de Londres, una veintena de especialistas en el rastreo de información a través de internet, la traducción de idiomas y la investigación trabajan cada día en coordinación con las policías británica y española para no dejar resquicio alguno a la impunidad.

Con el tiempo, su efectividad no ofrece margen de duda: 21 delincuentes son detenidos cada día en Reino Unido gracias a los datos que informantes anónimos facilitan a Crimestoppers a través de una línea telefónica gratuita (en España es el número 900 555 111) o en la página de Crimestoppers, siempre bajo plenas garantías de confidencialidad.

En España, donde ya se han difundido seis ediciones de Operación Captura, el balance es también satisfactorio: desde 2006 han sido detenidos 21 delincuentes británicos que se ocultaban en zonas turísticas de Andalucía, Illes Balears y Canarias.

Cien mil británicos han sido detenidos gracias a Crimestoppers

La detención más reciente tuvo lugar el pasado 17 de mayo: Jamie Dempsey, de 33 años y reclamado por tráfico de cocaína, fue apresado en Benahavís (Málaga), donde residía sin llamar la atención gracias a un nombre falso y después de haber alterado su aspecto con una severa dieta, pelo corto y cara afeitada. Dempsey, a quien la Policía británica vincula desde 2009 con el tráfico de 299 kilos de cocaína por valor de 90 millones de euros, une su destino al de otro delincuente peligroso detenido en España: Everardus Wijtvliet, holandés de 29 años, presunto autor de un delito de narcotráfico cometido en 2009 al intentar introducir un camión con 106 kilos de heroína y cocaína por el puerto británico de Dover. Wijtvliet fue apresado el 21 de febrero en Puerto de la Cruz (Tenerife), donde residía sin levantar sospechas.

¿Por qué tantos criminales británicos eligen España para evadir a la Policía? Responde Dave Cording, veterano agente inglés y director de operaciones de Crime-stoppers : 'Desde los años setenta, la presencia de una colonia británica estable es una característica de las zonas soleadas del sur de España, principalmente en Andalucía, Canarias e Illes Balears. Y es allí donde este tipo de personas encuentra un ambiente adecuado en el que intentan pasar desapercibidos, ya que están rodeados de muchos compatriotas'.

Pero las cosas han cambiado mucho desde que, en 2004, los estados de la UE acordaron poner en marcha una orden común de detención. 'Esta medida ha dificultado el refugio a los criminales británicos fugados porque ya son conscientes de que hay mecanismos comunes en la UE para proceder a su detención', afirma Cording.

En esta línea, Ken Galla-gher, director de operaciones europeas de la Agencia Británica contra el Crimen Organizado, incide en el objetivo principal del nuevo dispositivo especial lanzado en España: 'Queremos que la numerosa colonia de residentes británicos en España sea un lugar incómodo para el refugio de fugitivos, que España no sea un lugar seguro para ellos'.

Y la ayuda de Crimestoppers se revela efectiva: desde 1988 alrededor de 100.000 criminales han sido arrestados gracias a la información anónima recabada por la organización. Sólo entre abril de 2009 y mayo de 2010, 7.475 delincuentes fueron puestos a disposición de la Justicia gracias a la recepción de 89.828 llamadas anónimas en Crimestoppers; se localizó droga valorada en 20 millones de euros y otros bienes materiales por valor de siete millones.

Desde sus oficinas de Wallington, esta organización civil pulsa las teclas que permiten acelerar las detenciones. Varios carteles con las fotografías de los delincuentes fugados y un mapa de posibles destinos alertan sobre el calado que tiene España para la localización de estos criminales. 'No cabe duda de que este tipo de delincuentes se beneficia de la presencia en España de un buen número de comunidades de ciudadanos británicos que tienen primeras o segundas residencias en zonas turísticas en el sur del país', apunta Dave Cording.

'Suelen ser lugares en los que la presencia de personas de habla inglesa es muy habitual, donde se habla inglés casi todo el tiempo y donde cualquier persona que sea británica se encuentra muy cómoda', explica el director de operaciones de Crimestoppers antes de precisar que el grado de confianza que ofrecen las zonas turísticas permite que algunos delincuentes continúen utilizando sus nombres reales.

Los dos últimos criminales fueron apresados en Málaga y Tenerife

'A veces, los fugados se ocultan bajo nombres falsos, aunque hay ocasiones en las que siguen utilizando sus verdaderos nombres. Debido a estas características tan singulares, la mejor forma de localizarles es difundir sus fotografías a través de los medios, en especial de la televisión. A menudo nos encontramos con un turista británico que mira la televisión y, cuando ve las caras de los criminales fugados, dice ah, ese es el vecino del apartamento de abajo'. Con mucha frecuencia, el turista o el jubilado británico en el sur de España se topa de repente con la noticia de que su vecino de apartamento es un delincuente'. Sólo en la Costa del Sol, la Policía británica sospecha que 40 grupos mafiosos ingleses operan al amparo de comunidades turísticas foráneas.

Junto a la información facilitada por ciudadanos particulares, a los que se les ofrece confidencialidad y la seguridad de que no tendrán que asistir a los juicios en Reino Unido, Crimestoppers presta especial atención al trabajo de coordinación entre policías de diferentes países. 'España es el primer destino al que se escapan muchos criminales que están siendo buscados en Reino Unido. Y el principal objetivo de nuestro trabajo es lograr mayor coordinación con las policías británica y española, así como lograr información que permita poner a criminales bajo custodia policial y, después, a disposición de los tribunales para que rindan cuentas por delitos cometidos', cuenta Cording.

El trabajo está siendo muy exitoso porque, a medida que se difunde la información, Crimestoppers logra mayor volumen de datos sobre criminales y facilita su detención por parte de las policías europeas, subraya Cording antes de referirse a un nuevo producto que Crimestoppers ya comercializa en Reino Unido para dificultar la venta de artículos robados: un protector de objetos personales que permite marcar con un líquido invisible las huellas dactilares de cada propietario. Esta solución transparente incluye un número cifrado y registrado que sólo puede averiguar la Policía, cuyos investigadores pueden así chequear los objetos recuperados.

¿Y existe un perfil habitual del delincuente fugado en España? 'Es muy difícil hacer un retrato típico del criminal que escapa para esconderse en España. Por eso, nuestro trabajo para recabar información que lleve a su detención da prioridad al tipo de delito del que está acusado y, en especial, al mayor o menor tiempo que lleve fugado de la Policía británica', precisa Cording.

Esta organización aportó datos sobre drogas por valor de 20 millones

Crimestoppers también valora que esa persona tenga contactos en España o que con anterioridad haya estado de visita en las zonas turísticas españolas. 'Si sabemos que ya conoce el terreno, podemos sospechar que está utilizando ese conocimiento previo para buscar la mejor fórmula para pasar desapercibido allí. De hecho, en los últimos años hemos potenciado mucho nuestro servicio de traducción para aprovechar mejor las informaciones que llegan desde España', señala el director de operaciones de Crimestoppers.

¿Y continúan delinquiendo los criminales que se ocultan entre los miles de turistas que visitan los destinos británicos de las islas y del sur de España? 'En ocasiones señala Cording logran escapar con una cantidad de dinero efectivo suficiente para poder esconderse sin tener que utilizar servicios bancarios españoles, pero algunas veces hemos comprobado que estos delincuentes continúan trabajando al margen de la ley. Ya sea con teléfonos móviles no fichados por la Policía o a través de ordenadores portátiles, siguen en contacto con sus organizaciones criminales en Reino Unido, donde disponen de ayudantes para continuar generando beneficios con sus actividades delictivas'.

Por todo ello, es crucial el flujo constante de información ciudadana, pese a las dudas que genere la colaboración desinteresada con la Policía. 'Al principio no se entiende bien qué es Crimestoppers ni a qué se dedica la organización. Es normal que el ciudadano medio desconfíe porque piensa que colaborar con la Policía le puede causar problemas', asume Cording. Hay miedo, y así ocurrió antes en otros países en los que se activó una campaña para la localización de criminales fugados. 'Pero con el tiempo y mayor información se asume que trabajamos para el bien de la comunidad. Que toda información que pueda recabar un ciudadano puede ser muy útil para la Policía. Y este apoyo mutuo va en aumento según pasa el tiempo y con los resultados de cada Operación Captura', insiste el investigador.

Y las cifras hablan: sólo en Reino Unido cada día son arrestadas 21 personas con orden de busca y captura. Que los delincuentes sean detenidos significa que los espacios de impunidad disminuyen, que cada día es más difícil escapar de la acción de la Justicia. 'Esa labor nos hace mejor como personas, como sociedad y como país', sentencia Dave Cording.

El director de Crimestoppers advierte de que la organización no quiere entrometerse en asuntos propios de seguridad española, 'sino centrarse en los problemas que causan algunos delincuentes británicos peligrosos que podrían esconderse en zonas del sur turístico de España'.