Público
Público

La crisis retrasa la mejora en la seguridad de los militares

El Ministerio de Defensa demora la adquisición de 300 blindados 8x8

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La crisis también afectará a la seguridad de los militares españoles desplegados en las misiones en el exterior. El Ministerio de Defensa ha decidido retrasar la contratación para adquirir una flota de cerca de 300 blindados 8X8, que iban a ser destinados a garantizar la seguridad de las tropas, hasta conocer la inversión disponible para las Fuerzas Armadas en los próximos años en los Presupuestos Generales (PGE), dados los recortes previstos por la crisis.

Fuentes de Defensa explicaron que 'la seguridad de los militares españoles estará garantizada con los vehículos Lince y RG-31' que operan en Afganistán y que lo único que se ha decidido es 'retrasar la adquisición, y no cancelarla, en ningún caso'.

La compra de la nueva flota de blindados que ya había anunciado el Gobierno a principios de este año se enmarca en la estrategia iniciada en 2003 para reforzar de forma definitiva la seguridad de las tropas desplegadas en la misión ISAF de la OTAN en Afganistán. Actualmente, los militares españoles ya disponen de los blindados antiminas Lince y los blindados resistentes a ataques con cargas explosivas RG31, informó Europa Press.

El secretario de Estado de Defensa, Constantino Méndez, jefe del órgano que coordina todo el proceso de contratación, explicó hoy que el ministerio ha decidido ralentizar la primera fase de este contrato hasta el momento en que el Gobierno haya cerrado los PGE. Esto provocará una demora en la adjudicación de la adquisición y, por tanto, un retraso en las entregas de los vehículos a las fuerzas desplegadas en el país asiático.

Méndez admitió, a preguntas de la prensa, que el Gobierno considerará un nuevo calendario y que, por ello, la empresa que fabricará el vehículo más protegido que tendrán las Fuerzas Armadas españolas en sus misiones internacionales no será seleccionada a finales de este año, como estaba previsto inicialmente, sino que la decisión final se adoptará el próximo año. Precisamente, la crisis no impedirá que Defensa vaya a cerrar próximamente un contrato para dotar a las Fuerzas Armadas, a lo largo de este año y el siguiente, de 50 nuevos blindados antiminas Lince. Esta adquisición no estaba prevista inicialmente pero Méndez aseguró que ha sido posible gracias a la reducción y ajuste de los recursos económicos disponibles por el ministerio.

Se trata de vehículos todoterrenos de cuatro ruedas que destacan por su elevado nivel de protección en una plataforma de alta movilidad y que, por tanto, son menos proclives a accidentes en vías no asfaltadas que los RG-31. Estos son mucho más seguros pero también más pesados y, en consecuencia, más expuestos a vuelcos en pendientes pronunciadas y vadeos laterales. Tanto los Lince como los RG-31 han demostrado ya en Afganistán con las tropas españolas el aumento de seguridad que representan en el curso de las patrullas terrestres, según fuentes militares.

Por otra parte, el secretario de Estado afirmó que, para Defensa, el sector de la construcción naval militar es estratégico y que aunque actualmente se encuentra inmerso en un escenario de incertidumbre y 'luces y sombras', el ministerio seguirá apoyándolo.