Público
Público

Cristina e Iñaki, vuelta a Washington

Los duques de Palma regresan a su residencia en EEUU después de la extensa declaración de Urdangarin en relación al 'caso Nóos'

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La infanta Cristina e Iñaki Urdangarin han emprendido el viaje de regreso a Washington hoy desde el aeropuerto de Barajas en el vuelo de Air France 2101 con destino a París, que ha despegado a las 07.10 horas de Madrid.

La ruta elegida por los duques de Palma para regresar a Washington es la misma que la pasada semana utilizó la infanta Cristina para llegar a Madrid desde su residencia en la capital estadounidense.

La infanta Cristina y Urdangarin viajaron la pasada semana a Madrid, ya que el duque de Palma tenía que comparecer en Mallorca ante el juez instructor del caso Palma Arena, José Castro. Urdangarin fue interrogado durante 21 horas en dos jornadas maratonianas de declaración el sábado y el domingo.

Durante las 21 horas de declaración efectiva ante el juez Castro, los fiscales, las acusaciones particular y popular, y los abogados defensores de los imputados en el caso Palma Arena, el duque de Palma se desvinculó en numerosas ocasiones de todas las decisiones de Nóos y las empresas afines sobre la gestión de los contratos con las administraciones públicas.

Con esta premisa respondió a las todas preguntas sobre la mediación con el Govern balear para que asumiera el patrocinio del antiguo equipo ciclista Banesto y los contratos para organizar sendos foros sobre turismo y deporte en Palma, así como tres jornadas sobre deporte en Valencia, actuaciones por las que el Instituto Nóos ingresó 5,8 millones de euros.

Urdangarin apuntó en su declaración a la responsabilidad de Diego Torres en las cuestiones contables de Nóos y ha asegurado que su relación con su exsocio es 'inexistente' desde julio de 2008, por 'disparidad de criterios' sobre proyectos compartidos y sus facturaciones, que hacían que el duque de Palma estuviera insatisfecho. 

Durante su declaración, el duque también exculpó a su mujer de tener alguna responsabilidad en el caso del Instituto Nóos y señaló con el dedo a la alcadesa de Valencia Rita Barberá y al expresident de la Generalitat Francisco Camps como responsables de la firma de dos contratos con la entidad sin ánimo de lucro. En concreto, la organización de los Juegos Europeos y el Valencia Summit. 

El duque también admitió que fue suya la idea de crear la Fundación Deporte, Cultura e Integración Social (DCIS), utilizada por la trama Nóos para desviar fondos a cuentas opacas en el extranjero a través de una sociedad cuyo eslabón final se sitúa en el paraíso fiscal de Belice.

El desvío se produjo a través de la empresa De Goes Center for Stakeholder Management Ltd, con sede en Londres y propiedad de Blossomhill Assesment, sociedad domiciliada en Belice. Fundación DCIS era propiedad de De Goes, aunque Urdangarin dijo ayer que ese extremo le era desconocido.

Con respecto a la empresa Global, que aparece en un manuscrito incautado y de la que cobró 300.000 euros en 2007, aseguró que no está ligada al extranjero sino que pertenece al empresario de la construcción Domingo Díaz de Mera.