Público
Público

Los críticos con Camps sacan pecho

Los ‘zaplanistas' se atrincheran en Alicante

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Es como el Cid Campeador, gana batallas después de... retirado', bromeaba este lunes una persona cercana al ex ministro Eduardo Zaplana. El nombre del que fuera portavoz del PP en el Congreso de los Diputados ha vuelto a los titulares de refilón, de la mano de su firme defensor y presidente del PP de Alicante, José Joaquín Ripoll, quien logró este fin de semana retener su cargo en el partido al imponerse por cinco votos (556 a 551) al candidato oficialista, Manuel Pérez Fenoll.

Zaplana no se pasó por el cónclave y desde su puesto en Teléfonica observa la actualidad política desde la barrera. Sin inmiscuirse. Pero al estilo de los irreductibles galos de Astérix, sus seguidores han logrado resistir en su feudo alicantino y no dudaron en hacerle un recordatorio. Así lo hizo el diputado en el Congreso Miguel Peralta, quien 'sin perder el respeto' por los que ahora mandan en el partido, reivindicó durante su discurso las figura de Zaplana, María San Gil y José María Aznar. Peralta seguía defendiendo ayer, en declaraciones a

Público, que lo que no se puede hacer 'es prescindir de personas que han sido importantes en el PP'. 'Están apartadas y eso no lo entiende nadie', comentó. A su parecer es 'inadmisible' que una persona como Zaplana, 'con tantos amigos que le quieren en la Comunidad Valenciana, no se pueda reunir con ellos por miedo a lo que les pueda pasar'.

El parlamentario conservador no quiso valorar si la victoria de Ripoll debilitaba o no al presidente de la Generalitat valenciana, Francisco Camps. Para él, lo importante es ganar las próximas elecciones y para eso hay que 'dejarse de tonterías' y acercarse a la sociedad con 'mensajes nítidos sobre las propuestas que hacemos'. 'Que las cosas se digan con claridad no puede más que fortalecernos', sentenció.


Algunos de sus compañeros sí fueron más allá. En las filas del PP creen que, sin duda, el resultado ha dejado a Camps 'tocado' y que salpica a Rajoy. La dirección regional luchó hasta el último minuto para que Fenoll fuera su hombre fuerte pero recibió un 'jarro de agua fría' porque Ripoll revalidó su cargo. Y ahora son muchos los que cuestionan el papel del secretario general, Ricardo Costa, 'por no haber logrado imponerlo' y los que consideran que Camps tiene serios problemas 'porque como le vayan mal las cosas a Carlos Fabra, líder del PP de Castellón, se queda sin apoyos'.

En la clausura, Camps se llevó abucheos y críticas. Y es que desde el PP alicantino denuncian 'presiones y amenazas'. Peralta dijo en su intervención que si éstas eran ciertas, era 'una mezquindad'. Hay quien cree que todo se podía haber arreglado 'dándole una salida digna a Ripoll'. Pero no se hizo y ahora Campos tiene un problema.

El PP de la Comunidad Valenciana lo niega tajantemente. Costa aseguró ayer que, tras los congresos provinciales, el partido ha salido 'más fuerte y reforzado que nunca' y que las relaciones con Ripoll eran 'absolutamente normales', informa Europa Press. El portavoz conservador destacó que no había 'fractura' y que dos candidaturas 'no comporta división', sino dos proyectos. Pero no ganó el de Camps.