Público
Público

Cuatro años de cárcel por intentar agredir a Teófila Martínez

Dos personas han sido condenadas por un delito de atentado contra la alcaldesa de Cádiz cuando protestaban a favor del cierre de una perrera de Puerto Real

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La Audiencia Provincial de Cádiz ha condenado a cuatro años de prisión a los dos acusados de intentar agredir el 7 de octubre de 2007 a la alcaldesa de Cádiz, Teófila Martínez, y tres ediles (dos del PP y una del PSOE) tras asistir la Corporación a los actos de la patrona de la ciudad.

Según la sentencia, el primero de los acusados ha sido condenado, a cuatro años y medio de prisión por un delito de atentado y otro de resistencia, mientras que la segunda acusada ha sido condenada a cuatro años de prisión por un delito de atentado. La Audiencia considera como un hecho probado que la acusada dio un puñetazo a una de las concejales, así como que el otro gritó a la alcaldesa 'asesina' e 'hija de puta'.

Igualmente, da como hecho probado que el acusado 'avanzó hacia ella con la firme intención de agredirla' y que empujó a otro concejal, aunque fue separado por un agente de la Policía Local. Además, la sentencia indica que fue detenido 'inmediatamente' y que los manifestantes que lo rodeaban dificultaban esta tarea de los agentes, que algunos fueron 'golpeados' por el acusado.

Por tanto, la Audiencia considera que ambos acusados cometieron un delito de atentado contra la autoridad, por lo que los condena a cuatro años de prisión. Además, al que intentó agredir a la alcaldesa lo condena también por un delito de resistencia en el momento de su detención. La sentencia estima que el agresor cometió un delito de atentado contra la regidora gaditana, aunque lo absuelve de un segundo delito de atentado contra el teniente de alcalde Ignacio Romaní.


'Nunca tuve la intención de agredir a nadie. Nunca salió de mi boca ofensa a nadie, sólo decía que me habían asesinado a mi perrito. Soy latino, pero no soy violento', declaró hace unos días el condenado por el intento de agresión. Ésta tuvo lugar el día de la patrona de Cádiz en 2007, cuando un grupo de personas que se manifestaban a favor de que cerraran la perrera de Puerto Real acudió hasta la Iglesia de Santo Domingo, donde se había desplazado la Corporación para asistir a la misa en la que se renueva el voto de la ciudad ante la Virgen del Rosario.

Tras la celebración, según el escrito de calificación fiscal, los manifestantes esperaban en la puerta a que salieran los ediles, quienes, tras ser advertidos, aguardaron en el interior del Convento de Santo Domingo. Posteriormente, salieron por una de las puertas laterales y fueron descubiertos por un grupo de manifestantes. La Policía decidió realizar un cordón para proteger a los concejales, pero una de las condenadas consiguió alcanzar con un puñetazo a una concejala, mientras que los agentes evitaron que el condenado agrediera a un concejal y a la alcaldesa, sobre los que se abalanzó.