Público
Público

Cuatro años esperando una respuesta

Sigue sin saberse la verdad sobre el trágico accidente del Metro de Valencia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El recuerdo aún es cercano en Valencia, donde hoy se cumplen cuatro años del accidente de metro más grave de la historia de España, cuatro años en los que los familiares de los 43 muertos y 47 heridos en el siniestro siguen sin obtener una respuesta a lo sucedido. Las dudas continúan, tras una comisión en Les Corts cerrada en falso, y con la promesa incumplida de crear una Ley Autonómica de Ferrocarril.

Bea y Rosa perdieron a su hermana aquel día, son miembros de la Asociación de Víctimas del Accidente del Metro y no se cansan de exigir la verdad: 'El problema de la Comisión es que FGV [la empresa pública que gestiona el Metro] no quiso investigar y le echó la responsabilidad al conductor, que murió en el accidente'.

La investigación dejó muchas heridas abiertas. No aclaró si la máquina tenía algún fallo, de hecho, el vagón estuvo en poder de FGV dos meses hasta que lo inspeccionó el perito, lo que crea suspicacias entre los afectados. Además, nunca se encontró el libro de averías con el historial de los incidentes de la máquina.

Otro de los problemas es la seguridad de la línea 1, la más antigua de la red de metro valenciana. Esta línea tiene un sistema de frenado que controla la velocidad de salida y entrada en los andenes, pero no en otros puntos, como la fatídica curva donde el tren descarriló.

'¿Si es tan seguro, porqué las nuevas líneas lo han cambiado por otro más moderno y efectivo?', se pregunta Rosa. Además, denuncia que 'aunque el tren hubiese descarrilado por la velocidad, no tiene porque volcar, ni dar el salto que los testigos aseguran que dio, eso fue fatal porque los cristales se desprendieron y la gente salió despedida del vagón'.

Hoy, cuatro años después de la tragedia, familiares y amigos de las víctimas volverán a hacer el recorrido que tiñó de sangre la ciudad aquel fatídico 3 de julio. El respetuoso silencio, dentro del convoy, únicamente se verá perturbado por las voces que continuarán exigiendo, de una vez por todas, saber qué sucedió.