Público
Público

Cuatro comunidades evitan firmar el convenio con el 016

La falta de acuerdo impide que el teléfono para maltratadas funcione de manera homogénea

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Marta vive en Logroño. Hace tiempo que sufre malos tratos por parte de su pareja. Se empieza a plantear otra realidad. Decide asesorarse para saber qué primeros pasos debe dar para salir de esa pesadilla por lo que llama al teléfono de atención a víctimas de su comunidad. Son las ocho de la tarde, pero al otro lado sólo encuentra un contestador y no quiere dejar ningún mensaje.

La Rioja no tiene firmado un convenio de colaboración con el teléfono de atención 016, y la llamada no puede ser desviada. Marta, que no necesita una atención de urgencia, pero sí alguien que le cuente cómo dar ese primer paso, tendrá que esperar a que el teléfono esté operativo, o hacer una nueva llamada al 016.

Como La Rioja, otras tres comunidades autónomas, Madrid, Castilla y León y Murcia (las cuatro presididas por gobiernos del Partido Popular), se niegan a firmar un convenio de colaboración con el servicio estatal de atención a víctimas. La razón: tienen sus propios teléfonos y creen que el 016 duplica un servicio que ya existía, según explican en las distintas consejerías. Preferirían, insisten en Madrid y La Rioja, que el Ministerio de Igualdad dotase de mayores recursos los teléfonos regionales.

Uno de los objetivos del 016, sin embargo, es facilitar la información a las mujeres maltratadas a través de un único número sin importar en la comunidad autónoma que estén. Se acaba, sobre todo, con la dispersión de números de cada región, según explica el delegado para la Violencia de Género, Miguel Lorente.

Para evitar precisamente duplicidades con servicios ya existentes, las comunidades autónomas y el Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales decidieron en 2007, en una reunión previa a la puesta en marcha del 016, suscribir convenios de colaboración. Estos permiten derivar automáticamente las llamadas recibidas en el 016 a cada uno de los servicios regionales de información. En aquellas comunidades que carecen de uno específico o que no funciona las 24 horas, las llamadas son atendidas directamente en el 016. Por este motivo es imprescindible que los gobiernos regionales envíen periódicamente la información actualizada al Ministerio –el 016 depende de Igualdad– algo que está garantizado tras las firma del convenio.

Al contrario de lo que opinan las cuatro comunidades autónomas que aún no han firmado el convenio, Lorente cree que el 016 aumenta los recursos: “Se garantiza que el servicio sea homogéneo, que se recoja la información de todos los medios a disposición de las víctimas y que se garantice el derecho a la información de las mujeres, y a ser posible, en una sola llamada”.

De un análisis a las más de 67.000 llamadas que ha recibido el 016 en un año de funcionamiento, se desprende que la mayoría de ellas son las que el delegado califica de “reflexivas”. Explica que las mismas están dirigidas a conseguir información “para tomar decisiones o actuar”, y que el hecho de que un mayor porcentaje se produzcan los lunes, y cuando el agresor no está en casa, demuestran que no son decisiones precipitadas por hechos puntuales “sino que forman parte de una decisión para resolver el problema que están sufriendo”.

Según coinciden todos los expertos, la decisión más difícil para una mujer maltratada es dar el primer paso. De ahí que sea tan importante que perciban desde el principio que tienen una salida.

Al igual que en La Rioja, en Castilla y León y en Madrid, el teléfono de atención a maltratadas tiene también un horario restringido. En el caso madrileño, sólo funciona hasta las diez de la noche, de lunes a sábado y los domingos hasta las dos de la tarde. ¿Qué ocurre fuera de ese horario? En la Consejería de Empleo y Mujer aseguran que, a pesar de que se está estudiando ampliar el horario, creen que es suficiente, “porque, si es una llamada de urgencia, está cubierta con el 112”. Igual responden en los otros servicios autonómicos.

Ángeles Álvarez, secretaria de Igualdad de los socialistas madrileños, cree que no es así porque dice que no todas las llamadas son de urgencia, y a veces lo que se necesita “es sólo asesoramiento”. En su opinión, el servicio madrileño y el 016 no duplican recursos, sino “que permiten que la información de las víctimas está actualizada a cualquier hora que la necesite”. Y añade en relación al Gobierno que preside Esperanza Aguirre: “No se puede hacer oposición con la violencia de género”.

Para Lorente, “lo ideal es que existieran los convenios”, por ello desde la delegación confían en sentarse con las comunidades y escuchar sus críticas. “No todos los recursos pasan por una denuncia y cuanta más información haya mejor”, añade.