Público
Público

Cuatro condenas y una absolución

Cinco casos sin cuerpo de la víctima

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

'CASO NANI'

El primero de la democracia

En noviembre de 1983, Santiago Corella, el Nani', un delincuente habitual, fue detenido por agentes de la Brigada Antiatracos de Madrid por el robo a una joyería que no cometió. Nunca más se volvió a tener noticias de él, lo que le valió ser considerado el primer desaparecido de la democracia. Tres policías fueron juzgados cinco años más tarde y condenados a más de 29 años de cárcel en una sentencia. Otros cuatro resultaron absueltos. En junio de 1990, el Tribunal Supremo confirmó las penas.

El falso intermediario

José Luis Zaragoza salió de su vivienda en Algete (Madrid) el 6 de octubre de 1995. Iba a pasar por el banco y, luego, viajar a Zaragoza. No llegó a ninguno de los dos sitios. Meses después fue detenido Francisco Cervigón, el exnovio de la hija, quien llegó a presentarse como intermediario de una banda que supuestamente había secuestrado a José Luis. Francisco nunca reconoció los hechos. Fue condenado en febrero de 1998 a 12 años de cárcel por detención ilegal y dos años más por tenencia ilícita de armas.

Mentiras hasta el final

El 10 de octubre de 2007, Mari Cielo Cañavate dejó a su hijo en el colegio y desapareció. Dos años y cuatro días después, la Policía detuvo a Francisco Ramírez, con quien la mujer mantenía una relación sentimental, como sospechoso de su muerte tras encontrar testigos que afirman que vieron a ambos juntos en el coche de él el día que se perdió el rastro de Mari Cielo. Un jurado lo consideró culpable de homicidio el pasado noviembre. El juez dictó la máxima pena para este delito: 15 años.

Cinco casos sin cuerpo de la víctima

El 27 de junio de 1995, el empresario Publio Cordón fue secuestrado cerca de su domicilio de Zaragoza por los GRAPO. Tras pagar la familia en agosto en París los 400 millones de pesetas (2,4 millones de euros) del rescate, la banda armada anunció varias veces una liberación que no se produjo. Los autores del secuestro fueron detenidos, entre ellos Fernando Silva Sande, considerado el jefe del comando terrorista. Este aseguró más tarde que el empresario murió al intentar escapar, pero nunca se encontró su cadáver. Los grapo' fueron condenados a 30 años de prisión por secuestro. Continúan encarcelados.

Sin pruebas ni evidencias

El industrial orensano Guillermo Collarte desapareció en el norte de Portugal en octubre de 1999. Once años después, la Justicia lusa juzgó a dos socios suyos, a un concejal portugués y a un sicario. Todos ellos fueron absueltos por falta de indicios, aunque consideró probado que mantuvieron una reunión con Collarte. Un tribunal español había condenado antes a dos de ellos a penas menores por amenazar de muerte a la hija del empresario.