Público
Público

Cuatro detenidos por su vinculación a Ibai Beobide Arza

El último etarra arrestado está relacionado con el atentado perpetrado el 31 de diciembre de 2008 contra la sede central de EITB

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Guardia Civil ha detenido hoy a cuatro personas por su supuesta vinculación a Ibai Beobide Arza, el presunto etarra detenido el pasado sábado cuando circulaba en una bicicleta en posesión de documentación falsa y una pistola, según fuentes de la lucha antiterrorista.

Tres de arrestos se han producido en la localidad guipuzcoana de Hernani: un matrimonio, al parecer de avanzada edad, que presuntamente habrían alojado a Beobide en su domicilio y otro hombre de 57 años. La última detención se ha realizado en Segura (Guipúzcoa). Las mismas fuentes han indicado que se trata de Euri Albizu Tellería, que integró en el puesto 'número 17' la candidatura de ANV al ayuntamiento de Bilbao.

Asimismo, la Guardia Civil ha iniciado el registro de los domicilios de los detenidos en las localidades guipuzcoanas, mientras que en Vizcaya también inspeccionan dos pisos, en el barrio bilbaíno de Deusto y en Larrabetzu.

En el momento de su arresto, Beobide llevaba un 'pen drive' que está siendo analizado por los investigadores, que le relacionan con la colocación de una furgoneta-bomba cargada con unos 100 kilos de explosivos junto a la sede central de EITB, en Bilbao, que causó serios daños a las instalaciones del ente público vasco pero no ocasionó víctimas, el 31 de diciembre de 2008.

Beobide está relacionado con el atentado perpetrado el 31 de diciembre de 2008 contra la sede central de EITB, han informado a Efe fuentes de la investigación. El arresto produjo en un control realizado por agentes antiterroristas rurales de la Guardia Civil (GAR) entre dos localidades guipuzcoanas, donde el detenido llegó en bicicleta y portaba una documentación falsa y una pistola.

Asimismo, fue encontrada una mochila en la que había planos del País Vasco y Navarra sin anotaciones así como un pendrive de memoria que está siendo analizado, según fuentes de la lucha antiterrorista, que además precisaron que portaba ropa, un saco de dormir y herramientas para la bicicleta en la que se desplazaba.

Estas mismas fuentes indicaron que, tras su arresto, el presunto etarra trató con insistencia autolesionarse llegando a darse un golpe en la cabeza con el vehículo de la Guardia Civil. Fue trasladado a un hospital de San Sebastián donde continuó con sus intentos de autolesionarse.