Público
Público

"Cuba no admite la existencia de los presos de conciencia"

Las condiciones de vida en las prisiones cubanas, monopolizan la rueda de prensa de los expresos llegados esta semana a Madrid.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Julio César Gálvez, Ricardo González, José Luis García Paneque, Omar Rodríguez y Normando Hernández han respondido este mediodía a las preguntas de los periodistas en rueda de prensa.

El eje principal de sus intervenciones ha sido la explicación de las experiencias personales vividas en las cárceles cubanas, recordando constantemente a compañeros que continúan internos y cuyas condiciones de salud, han asegurado por unanimidad, son muy deplorables. En esta línea se ha pronunciado Omar Rodríguez, que ha mostrado una foto de su compañero y amigo Ariel Sigler Amaya, el cual padece ingresado en un hospital con un grave pronóstico a causa de sus múltiples enfermedades.

El periodista excarcelado, Ricardo González, asegura que 'el gobierno cubano no admite la existencia de los presos de conciencia', distinción que sí reconoce González al afirmar que 'tras las detenciones, en una primera etapa teníamos un trato pésimo, mucho peor que los presos políticos o por delitos comunes'. Aclara que la situación en la cárcel de estos presos mejoró parcialmente en los últimos años 'gracias a la presión internacional'.

Creen que su liberalización se debe a una cadena de hechos que se inició con la muerte de Orlando Zapata, las posteriores huelgas de hambre de otros disidentes y la presión ejercida por las Damas de Blanco, junto con el apoyo internacional de países afines a la disidencia. De esta manera, reconoce un emocionado González que 'el silencio se tornó en voz y la desesperación en esperanza'.

Por lo que respecta a su situación administrativa en España, recalca García Paneque que se encuentran en un 'limbo jurídico', ya que tan sólo les ha entregado un pasaporte con el que tendrán realizar los trámites que les lleven a obtener su estatus de refugiados, si finalmente es esa situación con la que se quedarán. Este punto tampoco lo pueden aclarar ya que para ellos, la salida del país ha sido 'una deportación', asegura Omar Rodríguez, ya que para poder volver a Cuba algún día, antes deberán pedir permiso a las autoridades de la isla. Por otro lado, no les han entregado antes de su partida ningún documento donde se acredite que sus penas han sido conmutadas, por lo que García Paneque teme que en cualquier momento, fruto de una decisión unilateral del gobierno cubano, puedan volver a prisión.

En las próximas horas aterrizará de nuevo de Madrid un vuelo procedente de La Habana con los dos últimos presos políticos liberados por el régimen castrista. Se trata de Mijail Barzaga y Luis Milán. La llegada de este último estaba prevista para ayer, pero tuvo que retrasarse un día por los problemas de salud de uno de sus hijos, según informó una fuente de la disidencia.

Luis Milán, disidente miembro del movimiento 'Cristiano Liberación' y Mijail Barzaga, periodista, llegan en medio de la ola de malestar que empieza a afectar a algunos de los nueve compañeros llegados desde el martes, ya que, entre otras cuestiones, está aún por resolver el delicado asunto de su situación administrativa en España.

Al igual que el resto de compañeros, se acogerán al protocolo por el cual tendrán 24 meses de acompañamiento, que se traduce en un asesoramiento laboral, y jurídico, asistencia médica y alojamiento.Cruz Roja Española,la Comisión Española de Ayuda al Refugiado y la ONG ACCEM, son las entidades encargas de hacer efectivas estas medidas de ayuda. 

Bárzaga y Milán fueron condenados a penas de 15 y 13 años de prisión, respectivamente, en la ola represiva que en abril de 2003 llevó a la cárcel a 75 opositores, activistas de derechos humanos y periodistas independientes, bajo los cargos de atentar contra la soberanía e independencia del Estado, conspirar con Estados Unidos y socavar los principios de la revolución.