Público
Público

Cultura invita a Dragó a un acto en Turquía

El ministerio financia su presencia en una feria del libro

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Fernando Sánchez Dragó viajará a Turquía invitado por el Ministerio de Cultura, pese a la polémica levantada por su último libro en el que se jacta de haberse 'trajinado' a dos niñas de 13 años. Ayer, el equipo del departamento que dirige Ángeles González-Sinde volaba hacia Estambul para inaugurar la 29ª edición de la Feria del Libro de Estambul, el mayor evento anual del sector editorial de Turquía, que por primera vez cuenta con un país invitado, España.

Entre las mesas redondas y demás actividades protagonizadas por los autores españoles destaca la titulada 'Los medios de comunicación y la literatura: influencias mutuas', en la que junto a Yekta Kopan, escritor y presentador de la televisión turca y Juanjo Armas Marcelo aparece Sánchez Dragó. Los tres hablarán el domingo sobre cómo los grandes grupos de comunicación han entrado en el mundo cultural.

El ministerio de Sinde alega que el escritor fue contratado en mayo

Antes de emprender el vuelo, fuentes de la Dirección General del Libro, organismo encargado de la organización del evento junto con el Gobierno turco, aseguraron a este diario que 'no se quitaría la invitación de Sánchez Dragó a la ponencia, porque está contratado desde mayo'. Quizás sea esa también la razón por la que el rostro de Dragó aparece en el cartel del evento cultural como figura principal de la literatura española, junto a otros como Ángeles Caso, Rafael Chirbes o Julio Llamazares.

Las mismas fuentes aseguran que, de haberlo sabido en aquellos meses, 'lo hubieran pensado', pero que no les corresponde a ellos rechazar a un autor invitado porque son las autoridades culturales turcas las que han seleccionado a quienes debían participar en los encuentros.

Turquía pedía y España pagaba: 'Cultura se hace cargo del hotel y el viaje, en turista, desde Japón, así como unos honorarios de 600 euros por participar'. 'Los organizadores son los que tienen la última palabra', indicaron ayer desde Cultura.

Sostiene que son las autoridades turcas las que tienen «la última palabra»

Tampoco el Instituto Cervantes de Estambul tiene la capacidad de decisión sobre el programa: 'Somos meros ejecutores de las necesidades de la organización de los escritores españoles', indicó su director, Antonio Gil.

Las reacciones a la polémica siguen sucediéndose. Ayer, el vicesecretario de comunicación del PP, Esteban González Pons, aseguró que la política 'no debe confundirse nunca con la literatura'. Pero poco después afirmó que 'el día que empecemos a retirar de las bibliotecas escolares los ejemplares de la Lolita de Nabokov, estaremos en condiciones de establecer parámetros políticos para juzgar lo que escriben los literatos'.