Público
Público

La cúpula de IU subraya su "absoluto" respaldo a la huelga

Lara pedirá a Zapatero que enmiende su política por el "éxito" que tendrá el paro

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

No podía ser de otra manera. Cayo Lara fue el primer dirigente que animó a la convocatoria de paro general. Y fue allá por diciembre de 2008, cuando fue elegido coordinador de Izquierda Unida. Ayer sábado, a cuatro días del 29-S, la presidencia ejecutiva de la federación, reunida por primera vez en Zaragoza, en la Junta de Distrito del Casco Antiguo, rubricó su 'absoluto' apoyo a la huelga. La resolución de respaldo fue aprobada por 23 votos a favor, ninguno en contra y dos abstenciones. Faltó más de la mitad de la presidencia, integrada por 60 personas.

En la cita se arribó a una conclusión, relataron varios dirigentes a este diario: el 29-S será un 'éxito', pues la movilización se ha calentado en las últimas semanas e IU 'ha trabajado mucho desde la base' con CCOO y UGT. Por eso se resaltó la cercanía con las centrales. Ayer mismo se unieron a la reunión el líder de CCOO Aragón, Julián Buey, y Raúl Machín, secretario de Política Sindical de la regional de UGT.

Para IU, el paro avanzará un escenario de 'confrontación' social con el PSOE. 'Y estamos seguros de que el Gobierno rectificará, como han hecho todos los gobiernos tras una huelga general', señaló José Antonio García Rubio, secretario de Economía. Otros responsables auguraron el 'enderezamiento de las relaciones de Zapatero con los sindicatos', y algunos 'guiños sociales', pero no más que 'puro maquillaje', definió Gaspar Llamazares. Lara anunció que exigirá el jueves al presidente, desde todos los frentes, una 'rectificación' de sus 'políticas'.

Un espacio menor ocupó el análisis de la refundación de IU. Se destacó el preacuerdo con Los Verdes-Grupo Verde. La creación de Espacio Plural se abordó 'por encima', pero sí se avisó de que 'toda división de la izquierda resta'. Algunos dirigentes recalcaron la necesidad de la 'apertura' de IU. El eurodiputado Willy Meyer replicó que los Verdes han votado en Bruselas de modo distinto al Grupo de la Izquierda Europea. Lara dijo que es posible toda convergencia, pero que los votos están en el hilo rojo (la lucha obrera), sin restar importancia al plano ecologista.