Público
Público

Currin activará en 15 días la mediación internacional

Pedirá la legalización de Batasuna para abrir un proceso de paz

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El abogado surafricano y facilitador de un proceso de paz en Euskadi Brian Currin presentará, en dos semanas, un Grupo de Contacto Internacional cuyo propósito será la dinamización de distintas medidas para avanzar hacia la normalización política y el final definitivo de la violencia. 'Está constituido y ahora está preparando su primera visita a Euskal Herria', dijo ayer Paul Ríos, coordinador de Lokarri.

La presentación de este Grupo de Contacto Internacional se producirá después del alto el fuego 'permanente, general y verificable' anunciado por ETA el 10 de enero y encaja en la hoja de ruta marcada por el propio Brian Currin, conocido por su papel como mediador en los procesos de paz de Irlanda del Norte y Suráfrica.

Currin ha trabajado en constituir este grupo, integrado por cinco personas, desde el pasado mes de septiembre, convencido de que era necesario agilizar la labor de los firmantes de la Declaración de Bruselas. Cabe recordar que este documento fue suscrito en marzo por una veintena de personalidades internacionales de Europa, EEUU y Suráfrica [los premios Nobel de la Paz Desmon Tutu, Frederik Willem de Klerk, John Hume y Betty Williams, la Fundación Nelson Madela, entre otros] para pedir, por un lado, a ETA un alto el fuego unilateral, permanente y verificable, y por otro, al Gobierno español que responda 'debidamente' para favorecer una 'paz duradera'.

Una vez que ETA declare la tregua en las condiciones requeridas, uno de los propósitos del Grupo de Contacto Internacional será lograr que el Ejecutivo de Zapatero también dé pasos para la pacificación y la normalización política.

Según las fuentes consultadas, la labor del grupo de Currin se centrará así en impulsar la legalización del nuevo partido de la izquierda abertzale, la apertura de un diálogo entre las fuerzas políticas, así como el fomento de 'un estado de opinión pública' que respalde ampliamente un proceso de paz. Durante meses, se ha especulado también con que este Grupo de Contacto Internacional podría participar en la verificación del alto el fuego de ETA, pero por ahora se desconoce tanto la fórmula para ello como los agentes que intervendrían en comprobar el cese 'general' de la actividad de la organización armada.

'Está constituido y ahora está preparando su primera visita a Euskal Herria'Sobre la legalización de la izquierda abertzale, Currin defiende que esta es necesaria para propiciar un diálogo multipartito, pues, a su juicio, este no podría darse con un partido prohibido, como ocurrió durante el anterior proceso de paz, en Loiola.

Además, frente al escepticismo que muestra el Gobierno, los firmantes de la Declaración de Bruselas mantienen desde hace diez meses su confianza en la apuesta de la izquierda abertzale por 'los medios exclusivamente políticos y democráticos'.

La presentación del Grupo de Contacto Internacional coincidirá, prácticamente, en el tiempo con el anuncio de los estatutos del nuevo partido de la izquierda abertzale, en los que rechazará el uso de la violencia. Su portavoz Txelui Moreno insistió ayer en que no habrá 'argumentos para decir que no' a la legalización, aunque mostró su temor a que 'impulsos políticos con intereses concretos' impidan su retorno a las instituciones.

Por otro lado, Lokarri hizo público su último estudio, según el cual el 89% de los encuestados (1.382) valora muy positivo el alto el fuego de ETA. El 64% defiende la legalización y el acercamiento de presos a Euskadi.