Público
Público

La DEA y la Guardia Civil detienen a un clan de la coca en Ciudad Real

También ha participado la Policía Antinarcóticos de Colombia. Se han realizado 33 arrestos y la incautación de 12 kilos de droga y 31.500 euros. La investigación sigue abierta

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El dinero y la cocaína incautada por los agentes Villanueva de los Infantes, Ciudad Real.-EUROPA PRESS

CIUDAD REAL.- La Guardia Civil, la Policía Antinarcóticos de Colombia y la Administración para el Control de Drogas (DEA) de EEUU han desarticulado una banda internacional dedicada al tráfico de cocaína en Ciudad Real que ha permitido la detención de 33 personas y la incautación de 11,8 kilos de esta droga.

El delegado del Gobierno en Castilla-La Mancha, José Julián Gregorio, ha informado de que en esta operación, que también ha permitido incautar 31.500 euros, se investiga a otras cuatro personas por su relación con los hechos.

La operación se inició en abril, con la obtención de varias informaciones sobre vecinos de las localidades de Villanueva de los Infantes, Santa Cruz de los Cáñamos y Valdepeñas, en su mayor parte miembros de una familia de nacionalidad colombiana, que ya habían sido detenidos anteriormente por este tipo de hechos y que habían reiniciado la venta de cocaína.

En estas poblaciones, ha explicado el delegado del Gobierno, se había producido una gran alarma social, ya que algunos consumidores eran menores de edad.

En el transcurso de las investigaciones, la Guardia Civil averiguó que la droga era traída desde Colombia a través de terceras personas conocidas como "mulas", que eran captadas tanto en Colombia como en España, aunque siempre entregaban la droga en Villanueva de los Infantes, donde recibían el dinero pactado.

Detenciones de 'mulas' en Barajas

La primera de estas detenciones se produjo el 24 de mayo con la detención de una mujer a su llegada al aeropuerto internacional Adolfo Suárez-Madrid Barajas, cuando portaba 6,8 kilos de cocaína oculta en tacones de zapatos de señora.

La segunda detención se produjo el 11 de septiembre en el aeropuerto Alfonso Bonilla Aragón de Colombia, donde fue detenida otra mujer que se disponía a realizar en ese mismo momento el embarque para volar con destino a España, donde había sido contratada. En un doble fondo de la maleta que portaba fueron descubiertos 4,8 kg de cocaína, que fueron incautados.

La organización estaba dirigida por una mujer de nacionalidad colombiana que impartía instrucciones desde Villanueva de los Infantes a las personas que trabajaban para ella, algunos de los cuales eran miembros de su propia familia, para la venta de droga a los consumidores en las distintas localidades.

La cabecilla de la organización asignaba también tareas a sus miembros para realizar otras actividades delictivas, como el blanqueo de capitales para la canalización y regularización del dinero obtenido con la venta de la droga.

Este blanqueo de capitales se materializaba a través de varios locutorios de Valdepeñas, para lo que se empleaba a terceras personas a las que pagaban una pequeña cantidad de dinero por utilizar su identidad para realizar pequeñas y frecuentes transacciones económicas desde España a cuentas de Colombia, en lo que se conoce en el argot policial como "pitufeo".

A los detenidos se les acusa de los delitos de integración en organización criminal, tráfico de drogas y blanqueo de capitales.