Público
Público

"Nunca debió ocurrir que Gadafi muriera a manos de sus captores"

La ministra de Exteriores, Trinidad Jiménez, prefiere que hubiera sido capturado con vida y juzgado

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La ministra de Asuntos Exteriores, Trinidad Jiménez, ha manifestado este lunes que 'nunca debió ocurrir lo que ocurrió', que el dictador libio Muamar Gadafi 'muriera a manos de sus captores', sino que habría preferido que hubiese sido detenido, y 'juzgado por sus crímenes'.

La ministra ha hecho estas declaraciones al ser preguntada sobre qué sintió cuando vio las imágenes de la muerte de Gadafi a manos de los rebeldes libios, durante su participación en Málaga en el 'Fórum Europa. Tribuna Andalucía'.

Jiménez ha dicho que, en todo caso, quiere mantener la reserva y esperar a que concluya la investigación sobre la muerte del dictador libio, quien, según la versión oficial, murió en un tiroteo el pasado jueves cuando era trasladado por milicianos de Sirte a Misrata.

Además, la ministra también ha expresado su confianza en 'el futuro desarrollo de la primavera árabe', y ha dicho que 'todavía no somos conscientes del cambio extraordinario' que supone que la mayoría de los países de la ribera sur del Mediterráneo haya decidido iniciar procesos de reforma.

 Europa también 'vive un tiempo de cambio' y es necesario un gobierno fuerte

En este sentido, ha opinado que para España es 'fundamental' apostar por el desarrollo y la democracia en estos países por razones geoestratégicas, culturales y económicas.

También Europa vive 'un tiempo de cambio', y en ocasiones la Europa de los 27 es 'demasiado grande, demasiado lenta a la hora de tomar decisiones'. 'A pesar de que vayamos demasiado lentos y no tengamos capacidad de reacción necesaria para hacer frente a la crisis, la historia de Europa es de un éxito'. Así, ha reivindicado la necesidad de un gobierno europeo fuerte para hacer frente a la actual coyuntura económica.

Jiménez ha hecho hincapié en su discurso en la defensa del modelo de bienestar que propugna el PSOE, así como en la apuesta de este partido por una economía basada en la investigación y desarrollo (I+D) y el conocimiento, que coloque a España 'en posición de competir en un mundo globalizado y cada vez más competitivo'.

Sin mencionar expresamente al PP, la ministra ha contrapuesto las propuestas socialistas con 'la vuelta al origen de nuestros problemas que proponen desde otros ámbitos'.