Público
Público

Decepción mayoritaria en Euskadi por la condena a Otegi y Usabiaga

El lehendakari, Patxi López, advierte de que «algunos sectores de la sociedad vasca» no entienden la resolución en pleno proceso de paz // La izquierda abertzale asegura que «ninguna sentencia» le hará cambi

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La sentencia condenatoria de la Audiencia Nacional en el caso Bateragune cayó ayer como un jarro de agua fría en Euskadi. El propio lehendakari, el socialista Patxi López, manifestó que 'respeta y acata' la resolución, pero añadió que era 'consciente' de que 'ha podido generar sorpresa o, incluso, frustración en algunos sectores de la sociedad vasca'.

La sentencia que condena a Arnaldo Otegi y Rafa Díez Usabiaga a diez años de prisión y a Miren Zabaleta, Sonia Jacinto y Arkaitz Rodríguez, a ocho años, como dirigente de organización terrorista, llega en un momento en que la sociedad vasca ve en el horizonte la posibilidad de lograr la normalización y la paz. En esta delicada coyuntura, se da además la circunstancia de que los condenados ahora por la Audiencia Nacional elaboraron el documento de debate que, a la postre, llevó a la militancia de la izquierda abertzale a apostar por las vías exclusivamente políticas. Cabe recordar que Otegi llegó a declarar en el juicio ante el tribunal que la estrategia militar de ETA 'sobra y estorba'.

Así pues, todas las fuerzas políticas salvo el PP y sindicales que se pronunciaron ayer en Euskadi mostraron, al menos, desazón ante la sentencia dictada por el tribunal que preside la jueza Ángela Murillo. El lehendakari no se sumó a las fuertes críticas contra la decisión de la Audiencia lanzadas desde el nacionalismo, pero sí mostró su comprensión ante quienes no la comparten. 'Entiendo que cuando la inmensa mayoría de la sociedad vasca piensa que estamos cerrando el ciclo del terrorismo y la violencia en este país, alguna gente pueda no comprender esta situación', dijo López.

'Ninguna detención, juicio o sentencia va a sacarnos del camino emprendido'

El PSE tampoco es ajeno a esa incomprensión. Precisamente el jueves su portavoz en las Juntas Generales de Gipuzkoa, Rafaela Romero, había defendido abiertamente que el tribunal aplicase el 'principio de realidad social', porque esta 'no es la misma' que cuando los ahora condenados fueron detenidos en octubre de 2009.

La izquierda abertzale, mientras, denunció ayer que tanto aquella operación policial como esta sentencia tienen el mismo objetivo: 'Imposibilitar' su cambio estratégico por las vías exclusivamente políticas. 'Ninguna detención, juicio o sentencia va a sacarnos del camino emprendido', advirtieron.

En una comparecencia en San Sebastián, con la presencia de Rufi Etxeberria, Tasio Erkizia, Miren Legorburu, Niko Moreno y Txelui Moreno absuelto en este juicio junto a Amaia Esnal y Mañel Serra, leyeron un manifiesto en el que acusaban al PSOE y al PP de ser los 'responsables políticos' de esta resolución judicial, enmarcada en la 'actitud boicoteadora de ambos partidos' los últimos meses.

Según su análisis, el cambio estratégico de la izquierda abertzale, además de recibir 'un gran apoyo popular', ha puesto de manifiesto que el 'Estado carece de oferta democrática para Euskal Herria' y que por ello usa la 'violencia' y esta sentencia contra 'el cambio' de ciclo político. El comunicado concluía con una frase que Otegi pronunció en el juicio y que difundió de nuevo ayer por Twitter: 'Que nadie abandone este camino [la estrategia por vías políticas] porque vamos a ganar'.

El Gobierno reaccionó con cautela ante la resolución. Su portavoz, José Blanco, manifestó que el Ejecutivo 'respeta' y 'acata' la sentencia, pero declinó hacer 'ninguna valoración política'. Eso sí, rechazó 'mezclar' el caso Bateragune con la presencia de Bildu en las instituciones o el próximo futuro de Sortu, pendiente de una resolución en el Tribunal Constitucional. Ayer mismo, la Asociación de Víctimas del Terrorismo, UPyD y sindicatos policiales (SUP y CEP) se ampararon en el fallo de la Audiencia Nacional para demandar una intervención judicial contra Bildu y Sortu.

El PNV hizo público un comunicado en el que interpretó la sentencia como 'un paso atrás'

El PP, más moderado, se limitó a felicitarse por la resolución del tribunal a través de su vicesecretaria de Organización, Ana Mato, y su portavoz en el País Vasco, Leopoldo Barreda. Ambos defendieron que con esta condena 'se ha aplicado la ley'. 'Ya sabemos que hay quienes hubieran preferido una sentencia política', agregó Barreda.

Las fuerzas que integran Bildu EA, Alternatiba e independientes abertzales denunciaron el fallo con duros términos. Para el secretario general de EA, Pello Urizar, la resolución es una 'aberración' que denota que un 'impulso político' y que 'los poderes del Estado continúan en esquemas del pasado'. El portavoz de Alternatiba, Oskar Matute, significó en la misma línea que la Audiencia Nacional ha puesto la 'enésima piedra' en el camino de la paz y que es un 'sin sentido' atribuir pertenencia a banda armada a los condenados, cuando, en realidad, 'pretendían construir una apuesta política'.

El PNV hizo público un comunicado en el que interpretó la sentencia como 'un paso atrás' para la normalización política de Euskadi y un 'absurdo político judicial' sustentado por la teoría a 'denunciar' del 'todo es ETA'. Más allá fue su presidente en Gipuzkoa, Joseba Egibar, quien tachó el fallo de 'despropósito y escándalo' por condenar a miembros de la izquierda abertzale que han reiterado de forma 'inequívoca' su distanciamiento de la violencia. Según sus palabras, el Estado ha querido dar una respuesta a la izquierda abertzale, condicionando su participación política 'al cese definitivo por parte de ETA', pero, a su juicio, la sentencia 'no retrasará' el final de la violencia: '[ETA y el Gobierno] están administrando sus tiempos'.

Para Aralar, la sentencia 'no es homologable desde unas bases democráticas' 

En términos también muy duros reaccionó Aralar. La formación liderada por Patxi Zabaleta denunció en un comunicado que esta sentencia de la Audiencia Nacional 'no es homologable desde unas bases democráticas', pues condena a 'unas personas por defender las vías exclusivamente políticas'. Y también es, agregó, 'un despropósito jurídico y democrático' que demuestra la 'debilidad democrática del Estado, aunque se trate de una debilidad violenta'.

Tampoco Izquierda Unida ni su marca en Euskadi (Ezker Batua) saludaron la condena a los cinco miembros de la izquierda abertzale. Para el coordinador general de EB, Mikel Arana, es 'judicialmente insostenible' y una 'noticia nefasta' que 'en nada ayuda a consolidar la paz y la normalización política en Euskadi'. El líder de IU, Cayo Lara, también lo lamentó.

Los sindicatos ELA, LAB, STEE-EILAS, EHNE e HIRU, que representan a la mayoría sindical en Euskadi, exigieron ayer que los condenados en el proceso de Bateragune “queden en libertad inmediatamente y de manera incondicional”, ya que “el ejercicio de la actividad política que han venido desarrollando” no puede ser motivo de condena y encarcelamiento. Estos sindicatos, que han organizado concentraciones de protesta para este lunes en Bilbao, Donostia, Vitoria y Pamplona, afirmaron que “la condena de estas personas supone un hecho de especial gravedad y está fuera de lugar, máxime en un contexto en que las personas detenidas han venido trabajando desde la práctica política en la superación de ese conflicto”. En esta línea, el secretario general de CCOO en Euskadi, Unai Sordo, también significó, tras conocer la sentencia, que Arnaldo Otegi y Rafa Díez Usabiaga han liderado “el cambio de estrategia de la izquierda abertzale” hacia las vías políticas.