Público
Público

Defensa animal Piden que se prohíba la caza en Galicia para frenar la mortandad de la fauna tras los incendios y la sequía

Las asociaciones animalistas recuerdan que los animales “siguen siendo cazados y exterminados” pese a que están desorientados y en situación vulnerable por la falta de agua y los efectos del fuego.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Zona calcinada en Galicia tras la oleada de incendios del pasado octubre. /EFE

Cuatro asociaciones civiles pro defensa animal de Galicia han iniciado una campaña para reclamar que el Parlamento de la comunidad prohíba inmediatamente la caza para evitar que se agraven los problemas que han causado sobre la fauna silvestre del país la oleada de incendios forestales de octubre y la larga sequía que padecen las cuatro provincias gallegas.

Esas agrupaciones planean depositar hoy en la cámara autonómica un escrito dirigido a la Mesa y a los cuatro grupos parlamentarios (PP, En Marea, PSOE y BNG) en el que reclaman que apoyen la iniciativa. En ella, afirman que los animales salvajes que han sobrevivido a los fuegos y a la falta de agua “siguen siendo cazados y exterminados” pese a que están ahora “más desorientados” y en una situación mucho más frágil y vulnerable, dado que se han visto privados “de sus facultades normales de defensa y obligados a concentrarse en determinados lugares buscando nuevos refugios”.

Las asociaciones Protectora Amigos de los Animales de A Coruña, Colonias Canguesas, Aloia de Tui y la Plataforma polos Dereitos Sociais e Renda Básica recuerdan que la Ley de Caza de Galicia, aprobada en el año 2013, permite prohibirla durante los llamados días de fortuna, es decir aquellas jornadas en las cuales “como consecuencia de incendios, nevadas, epizootias, inundaciones, sequías u otras causas las piezas de caza se ven privadas de sus facultades normales de defensa u obligadas a concentrarse en determinados lugares”. En virtud de esa normativa, reclaman que con carácter inmediato se declaren como días de fortuna todos los días del año en todo el territorio de Galicia y que, en consecuencia, se prohíba la actividad de los cazadores.

“Es obligatorio y urgente tomar medidas que protejan a los animales que quedan para que no acaben con ellos”

Galicia se encuentra en una situación inusual de sequía por la práctica ausencia de lluvias en todo el otoño, que se ha convertido, a menos de un mes de la llegada del invierno, en uno de los menos húmedos y más calurosos de los últimos años. De hecho, los embalses de la comunidad se encuentran a un 40% de su capacidad y decenas de municipios sufren o han sufrido restricciones en el suministro. El agua caída en las últimas horas ha sido muy escasa, y apenas permite atisbar que la situación vaya a revertirse a corto plazo.

Según recuerdan en su escrito las asociaciones anteriormente citadas, el ente Augas de Galicia, responsable de la gestión de las cuencas hidrográficas de competencia autonómica, acaba de declarar la alerta por sequía en siete sistemas y de anunciar que mantiene la situación de prealerta en el resto, y que la Xunta está llevando a cabo campañas de sensibilización ciudadana para promover el ahorro de agua. Además, añaden que la Agencia Estatal de Meteorología también ha alertado de la gravedad de la sequía en toda España, con un mapa fotográfico que desvela la escasa actividad fotosintética de la flora con respecto a los índices del año anterior.

“Lamentablemente, más allá de lo que afecta a la flora, el efecto sobre la fauna de esta situación es demoledor, dejando muy pocos animales vivos”, subrayan los animalistas gallegos, que añaden además que la mortandad provocada por los incendios ha agravado considerablemente los efectos de la sequía.

“Teniendo en cuenta que según distintos estudios la media de animales muertos por hectárea calcinada es de trescientas aves y quinientos mamíferos, en las miles de hectáreas calcinadas durante estos días en Galicia [más de 36.000 hectáreas según los cálculos de la Xunta] el número de víctimas animales es incalculable”. “Es obligatorio y urgente tomar medidas que protejan a los que quedan para que no acaben con ellos”, concluyen.