Público
Público

Defensa Las asociaciones militares celebran los gestos de la ministra Robles pero recuerdan el problema urgente de la temporalidad

En una misiva entregada a las principales asociaciones que participan en el Consejo de Personal de las Fuerzas Armadas, la ministra de Defensa propone varias medidas sobre conciliación, futuro laboral y lucha contra la discriminación.

Publicidad
Media: 5
Votos: 2

 La ministra de Defensa, Margarita Robles, en una imagen reciente. EFE/Fernando Villar

La ministra de Defensa, Margarita Robles, está sembrando de gestos sus primeras semanas al frente de la cartera, algunos de ellos encaminados a paliar situaciones de posible discriminación de las mujeres en los Ejércitos. Si bien varias asociaciones militares celebran este nuevo talante, coinciden en su exigencia de medidas concretas para solucionar uno de los principales problemas de los militares profesionales: la temporalidad.

De esta forma, desde el Ministerio se ha enviado una carta a las principales asociaciones en el que, según destaca la Asociación Unificada de Militares de España (AUME), “es un paso previo hacia la normalización de las relaciones” entre ambas partes. No obstante, desde esta asociación insisten en la necesidad de trabajar “en una pronta solución a los problemas que aquejan a los miembros de las Fuerzas Armadas”.

En concreto, y según una nota de la Asociación de Tropa y Marinería de España (ATME), la ministra “no puede olvidar que siguen en el limbo medidas para conseguir el fin de la temporalidad en las Fuerzas Armadas, la solución a la problemática de los Reservistas de Especial Disponibilidad (RED) y la actualización de las retribuciones militares” que, según esta asociación, “son los funcionarios públicos peor pagados”.

En su misiva, Robles propone varias medidas que se van a tomar próximamente, entre las que destacan la celebración el próximo 18 septiembre de un pleno para abordar la conciliación de la vida profesional y personal, la modificación de los procesos de selección para eliminar discrecionalidades en perjuicio de la mujer —a raíz del caso de Estela Martín y su tatuaje, en primer lugar desvelado por este diario— o su disposición para negociar con la Federación Española de Municipios y Provincias para buscar una posible vinculación del personal de las Fuerzas Armadas a las administraciones locales, una vez finalizado su compromiso.

También la Asociación de Militares de Tropa y Marinería (AMTM) destaca el “detalle” de la ministra por esta carta, que agradece, aunque también pone el foco en el personal RED y su problemática, en las retribuciones y en "la larga lista de problemáticas que acucian a las escalas de Tropa y Marinería”.

El espinoso asunto de la temporalidad

Entre otros, el problema de las retribuciones y la temporalidad de la tropa profesional se alzan como dos de los asuntos más importantes y delicados a los que se va a tener que enfrentar Robles; el anterior Ejecutivo tuvo que enfrentarse a la protesta de las principales asociaciones militares por estos asuntos, incluso con una manifestación que tuvo lugar el pasado 12 de mayo.

La Ley de Tropa y Marinería de 2006 establece la salida forzosa del Ejército a los militares temporales que cumplen 45 años, y su situación se puede ver agravada por la ausencia de un plan serio y eficaz para proporcionar una salida digna a los miles de afectados por esta medida: en 2022, cuando empezará a salir el grueso de ellos, ya habrá 10.000 personas en esta situación.

Pese a que la ley prevé que estos militares recibirían "los medios necesarios de orientación, impulso y apoyo para su plena incorporación al mundo laboral, al término de su compromiso con las Fuerzas Armadas", lo cierto es que abandonan el Ejército sin titulación ni certificación de su experiencia. A partir de los 45 años, los soldados y marineros quedan en situación dde acceso a cuerpos o escalas adscritos a e RED.

La AUME informa de una serie de "tímidos pasos" que se están tomando vía Presupuestos Generales del Estado (PGE) que recogen medidas de apoyo para los militares temporales y los RED que, aunque calificados de "insuficientes", son "esperanzadores". En la misma línea, ATME se hace eco de la disposición en los PGE que habilita a los RED accedan a una serie de plazas reservadas en las convocatorias adscritas a Defensa como personal laboral de ésto y de sus organismos autónomos.

Cursos para civiles en paro... ¿y para los RED?

Por otro lado, y en una nota a medios, la ATME ha mostrado su asombro ante la noticia de que en algunas bases del Ejército del Aire se imparten cursos para obtener el certificado de profesionalidad en albañilería y jardinería a civiles desempleados, que son contratados por la Subdirección de Personal Civil del Ministerio de Defensa, con una retribución salarial equivalente al Salario Mínimo Interprofesional mientras realizan esa formación. 

Así, ante la "carencia de titulaciones y acreditaciones del personal de tropa y marinería", la ATME "se ha dirigido por escrito al Consejo de Personal de las Fuerzas Armadas preguntando si estos cursos han sido difundidos a personal RED que se encuentre actualmente en desempleo".

"Debemos recordar que actualmente existen Reservistas de Especial Disponibilidad (RED) que debieron abandonar las Fuerzas Armadas al alcanzar los 45 años de edad y se encuentran actualmente desempleados, alguno de ellos después de haber obtenido contratos temporales, sin poder haber acreditado su experiencia laboral en las FAS", añade la nota. "ATME ya ha denunciado en varias ocasiones el abandono que se encuentra este personal, sin ningún seguimiento por parte del Ministerio de Defensa en los dos primeros años de su nueva situación, y mucho menos a posteriori", concluye.