Público
Público

Del kilómetro cero al Congreso

Los indignados protestan ante las Cortes por la reforma laboral. La mujer más rica de España simpatiza con el 15-M

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

'Seguimos aquí, nuestra lucha no se acabará con la acampada'. Un joven 'indignado' y 'cabreado' definió con estas palabras el sentir de las alrededor de 500 personas que se manifestaron ayer frente al Congreso de los Diputados para protestar contra la reforma de la negociación colectiva. La propuesta salió de una vecina de Lavapiés, que en una asamblea de ese barrio durante el fin de semana argumentó que esta reforma 'será nefasta para los trabajadores'.

Por la mañana, la propuesta corrió como la pólvora a través de internet. Sobre el mediodía, la cuenta de Twitter de la acampada de Sol ya anunció que por la tarde se acercarían al Congreso. En la concentración, el ambiente fue mucho más reivindicativo de lo que lo acostumbraba a ser los últimos días en el campamento de Sol. Los gritos de '¡Esta crisis no la pagamos!' o '¡El pueblo unido funciona sin partidos!', que caracterizan al movimiento, volvieron a escucharse ayer con la fuerza del pasado 15 de mayo, cuando se originó la protesta.

Rosalía Mera, con una fortuna de 3.000 millones, tiene la tentación de acampar

'Que ayer [por el martes] llegáramos a un consenso nos ha dado fuerza para hacer estas acciones concretas', apuntó uno los indignados. 'Estas son las acciones de las que tanto se ha hablado, les estamos recordando a los políticos que estamos aquí y que somos nosotros quienes les pagamos', apuntó otro.

Alrededor de las siete de la tarde, hora en que estaba convocada la protesta, varios efectivos de la Policía Nacional no permitieron a los concentrados alcanzar la puerta del Congreso, así que procedieron a sentarse sobre la calle de San Jerónimo. Los concentrados comenzaron a gritar entonces '¡O acampamos o pasamos!'. Hasta el cierre de esta edición, el único momento de tensión se vivió cuando un pequeño grupo de indignados intentaron colocar una tienda de campaña frente al cordón policial. Aunque la Policía no llegó a cargar, sí hubo un pequeño forcejeo que no duró más de un par de minutos. Los antidisturbios se pusieron los cascos y los indignados contestaron con gritos de '¡Si no tenéis moto, para qué os ponéis el casco'. Las consignas de '¡Estas son nuestras armas!' con los brazos en alto volvieron a repetirse entonces.

'¡O acampamos o pasamos!', gritaron los indignados a metros del Congreso

Según explicó a este diario Juan Cobo, portavoz de la comisión de comunicación, no había una 'propuesta oficial' de intentar acampar en las inmediaciones de la cámara. Si bien, 'nadie sabe lo que pensará cada persona a título individual', afirmó. Desde su cuenta de Twitter, los representantes de la acampada también intentaron lanzar un mensaje de prudencia: 'Esto es sólo el principio, esta noche no hay que hacerlo todo. Tenemos movilizaciones por delante', escribieron.

La Policía no tenía órdenes fijas de la Delegación del Gobierno sobre cómo actuar ante la protesta frente al Congreso. La consigna, según fuentes policiales, fue actuar con la prudencia que ha guiado el dispositivo de seguridad en la Puerta del Sol. En todo caso, señalaron las mismas fuentes, la protesta tenía un cariz muy distinto. La Carrera de San Jerónimo es una calle abierta al tráfico y la zona que rodea al Congreso de es de seguridad. Atendiendo a este último criterio no se puede permitir una acampada. Pasadas las 21.00 horas, a los dos grupos de la Unidad de Intervención Policial (UIP) que formaban el dispositivo inicial se unió un tercero. En total, unos 120 agentes. La ampliación del dispositivo se debió únicamente a que la protesta creció en número.

Mientras, a los indignados les ha salido una inesperada aliada, la mujer más rica de España, Rosalía Mera, que según la revista Forbes tiene una fortuna de 3.000 millones de euros. Mera afirmó el martes en A Coruña, donde participaba en un acto de la Fundación Paideia, que ella preside, que se siente muy identificada con el 15-M. 'Todos deberíamos estar indignados, los que están acampados y el resto de la población del país', dijo la cofundadora del imperio textil Inditex, según informó La Voz de Galicia.

Mera se declaró partidaria de 'revisar el concepto de ciudadano y de cómo son las elecciones y los votos' y admitió haber tenido tentaciones de acampar en A Coruña. 'Es lo menos que podemos hacer dijo viendo los niveles de corrupción que tenemos, de múltiple índole, tanto política encualquier bando, como social o económica'.

- La sentada concluyó de madrugada con una marcha de protesta a Sol