Público
Público

Del "Yo me pago mis trajes" a "regalos de amigos"

De aceptar que recibió regalos por amistad, Camps aceptaría que mintió y la máxima de que pagó sus trajes se vendría abajo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Han pasado dos años, cuatro meses y once días desde que Francisco Camps dijera la memorable frase 'Yo me pago mis trajes'.

Entre risas, el ya expresident valenciano presumía que su 'vía crucis' acabaría pronto. Y de hecho lo hizo. Pero sólo por momentos.

La famosa frase la pronunció Camps el 10 de marzo de 2009 en una conferencia en Madrid. Dos meses más tarde se veía obligado a pasar por el banquillo para declarar como imputado por el 'caso de los trajes'.

Aunque poco después, en agosto del mismo año, el TSJCV ordenaba el sobreseimiento libre de la causa, hace unos días el juez Flors -'amigo del alma' declarado del president-  decidió abrir juicio oral por un delito continuado de cohecho pasivo impropio ante un tribunal popular.

El propio Camps y destacados dirigentes del PP se cansaron de afirmar que confiaban en que Camps se había pagado los trajes, y Rajoy incidía en que el president no se vendería por 'tres trajes'.

Pero una vez pasadas las elecciones autonómicas de mayo, y tras la apertura del juicio oral, toda la presión se ha cernido sobre el ya expresident.

De aceptar que recibió regalos significaría que habría mentido cuando pronunció la famosa frase

De esta manera, el pasado jueves 14 de julio el caso daba una vuelta redonda. Según informa Belén Toledo, fuentes jurídicas del caso afirmaban que el abogado de Camps había introducido una variación en su estrategia de defensa.

El letrado dijo al juez que su cliente no recibió regalo alguno, pero añadió que, de haberlos recibido, habría sido en calidad de presidente del PP valenciano.

El letrado introdujo, además, una segunda posibilidad. Recordó al juez que las 'acusaciones mediáticas' retrataron una supuesta amistad entre Álvaro Pérez, el Bigotes, el principal empresario de la trama en Valencia, y Francisco Camps.

En consecuencia, su abogado, según las mismas fuentes, pidió al juez que, en el caso de que considerara probado que el president recibió los regalos, se inclinara por la posibilidad de que fue en calidad de amigo.

Esta variante podría beneficiarle jurídicamente ya que evitaría su acusación de cohecho. Pero también significaría que habría mentido cuando pronunció la famosa frase.

La máxima que han defendido por activa y por pasiva el propio Camps y el resto de dirigentes del PP públicamente se vendría abajo al aceptar que sí se podría haber vendido por esos 'tres trajes'.