Público
Público

Del oasis al 'tsunami'

El desafecto atomiza la oferta electoral y tiñe la campaña de radicalidad y extravagancias 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Hay una imagen muy asentada en Madrid, sobre todo en los arrabales de la caverna, que dibuja una Catalunya anestesiada. Algo así como un régimen totalitario que asfixia cualquier oposición.

Y luego empieza la campaña electoral y resulta que la mayoría de encuestas da representación electoral a siete listas ¡que representan a 12 partidos! y otras cuatro candidaturas aspiran todavía a lograr escaño. Y los socialistas -aunque sea de tapadillo, a través de un Consorcio que controla- piden en plena campaña al juez que impute al tesorero de su gran rival, Convergència; el líder de ERC dice que en Andalucía 'no paga impuestos ni Dios', la líder del PP lanza un videojuego también de tapadillo en el que se liquida a inmigrantes ilegales, e ICV-EUiA amaga con llevarla a la fiscalía.

Algunos expertos avisan del peligro de italianización' de Catalunya

Por si no fuera suficiente jaleo, tratándose supuestamente de un oasis que raya el totalitarismo, uno de los temas estrella de campaña de ayer fue... el sexo. Las juventudes socialistas han lanzado un vídeo en el que una votante tiene un orgasmo al coger una papeleta de José Montilla , quien ayer mismo mostró su extrañeza en TV3 por la iniciativa de sus cachorros.

Pero su mera difusión casi logró centrar la jornada en torno al alicaído candidato, que lucha a contrarreloj para recortar la ventaja de Artur Mas. Es la primera vez que consigue sin ayudas del PSOE que la mayoría de candidatos entre a discutir iniciativas surgidas en su entorno.

El líder de la lista de ICV-EUiA, Joan Herrera, optó por un tono jocoso: 'Se me hace muy difícil conseguir llegar al orgasmo votando a cualquiera de los candidatos, yo incluido'. Y Mas, candidato de CiU y gran favorito, mostró estupefacción: 'Quiere sobresalir a base de tonterías'. Pero el orgasmo llegó también a Madrid, donde fue censurado muy severamente por Mercedes de la Merced (PP) y acogido con ironía crítica por la ex ministra socialista Bibiana Aído.

El voto en blanco supera en intención directa a todos, salvo CiU y PSC

Parece que no sólo el soberanismo se ha hecho transversal. También los guiños sexuales: en el flanco españolista, el candidato de Ciudadanos, Albert Rivera, se rodea de compañeros en pelota picada, e incluso Montserrat Nebrera, ex diputada del PP surgida del entorno más cercano al Opus Dei y ahora al frente de Alternativa de Govern, aparece en su vídeo ataviada sólo con una toalla tras jadeos orgásmicos a todo volumen. Y en el flanco del nacionalismo catalán, el ex presidente del Barça Joan Laporta ha incorporado en la masa crítica de su Solidaritat Catalana a la porno-star Maria Lapiedra, aspirante a Cicciolina del independentismo.

La campaña casa poco con la imagen totalitaria que propaga la derecha mediática madrileña, pero también supone un shock para la visión de la Catalunya refinada y vanguardista, hegemónica aquí. Y esto que algunos historiadores, como Xavier Casals, autor de El oasis catalán. ¿Espejismo o realidad? (Edhasa), llevan tiempo advirtiendo del peligro de que el desafecto italianice Catalunya e incluso ha acuñado el concepto Freakyluña.

Las extravagancias de la campaña y el endurecimiento de algunas posiciones tienen mucho que ver con la nueva competencia en antiguos monopolios electorales. El malestar difuso en la sociedad, agudizado tras la sentencia del Constitucional sobre el Estatut, ha agrietado todos los espacios: hay nuevas ofertas en la izquierda (Des de Baix) y en la derecha (Alternativa de Govern, Plataforma per Catalunya); en el independentismo (Solidaritat, Reagrupament) y en el españolista (UPyD). Y el CIS, que augura una alta abstención, detecta que el voto en blanco supera en intención directa a todos los partidos, salvo CiU y el PSC.

A lo mejor, el oasis existió alguna vez. Pero ahora Catalunya es un tsunami.

DISPLAY CONNECTORS, SL.