Público
Público

La derecha y sus grupos mediáticos aprovechan el 21-D para intensificar los ataques contra TV3

Desde la amenaza de cierre verbalizada por Xavier García Albiol hasta las constantes acusaciones de "falta de pluralidad", los medios públicos catalanes están en el punto de mira de los partidos políticos españolistas y de grupos mediáticos estatales. Tanto los trabajadores como expertos del sector audiovisual rebaten los ataques, defienden la necesidad de tener una televisión y radio públicas potentes, pero admiten que hay que plantear determinados cambios.

Publicidad
Media: 5
Votos: 1
Comentarios:

Profesionales de los medios públicos de la Generalitat, leyendo el manifiesto contra la intervención mediante el 155, el pasado 25 de octubre

"En TV3 debe haber un cambio desde arriba hacia abajo porque es impresentable lo que está haciendo esta televisión con el dinero de todos los catalanes. Por tanto, el Partido Popular propondrá cerrar TV3 y abrir una televisión con gente normal que sea plural". Las declaraciones, pronunciadas hace unos días por el candidato del PP a las elecciones del 21 de diciembre, Xavier García Albiol, desataron una avalancha de críticas, pero a la vez pusieron de manifiesto una evidencia: los medios públicos financiados por la Generalitat están en el punto de mira de determinados partidos políticos y grupos mediáticos. Ahora bien, lejos de vivirse un debate sereno sobre hacia dónde debe ir la Corporación Catalana de Medios Audiovisuales (CCMA) -el ente del que dependen TV3 y Catalunya Ràdio, la campaña electoral ha supuesto un incremento de los ataques hacia unos medios de los que algunos sectores cuestionan la existencia.

García Albiol es el ejemplo más descarnado, pero el programa de Ciudadanos afirma que si Inés Arrimadas alcanzara la presidencia de la Generalitat, "tendremos unos medios de comunicación públicos neutrales, plurales y los servicios de todos los catalanes". Según la formación neoliberal, "el nacionalismo ha convertido los medios de comunicación públicos que pagamos todos los catalanes en un instrumento más del Gobierno separatista". Curiosamente, el argumento es calcado al que días atrás defendía un artículo editorial de El País: "TV3 y Catalunya Radio han sido utilizados como instrumento de propaganda de las tesis independentistas, y su programación ha contribuido a una visión sesgada de la realidad ". También Pedro J. Ramírez, desde El Español, se ha sumado a la campaña, apostando directamente por cerrar TV3 "y no volverla a abrir". Sobre la pluralidad, un informe de Media.cat mostraba una pluralidad mucho mayor a la cadena catalana que a TVE.

¿Qué piensan los trabajadores, que al fin y al cabo ven su profesionalidad cuestionada? Roser Mercader, presidenta del comité de empresa de TV3, comenta a Público que "nos parece muy peligroso, aventurado e irresponsable que se agite una cuestión casi personal contra los trabajadores de TV3. Nos sentimos amenazados, dicen que nos van a echar y estamos en una situación de indefensión". Para Mercader, "es inquietante que utilizar ataques a TV3 y Catalunya Radio durante la campaña les pueda suponer rentable a nivel de votos".

La amenaza de Hacienda

Más allá de los ataques de partidos y grupos mediáticos, estos días se han hecho públicas las reclamaciones del gobierno español que ponen en cuestión la "viabilidad de los medios públicos", según la CCMA. En concreto, la Agencia Tributaria ha iniciado la reclamación al ente del pago de los importes por deducción del IVA correspondientes a las aportaciones de la Generalitat recibidas los años 2015, 2016 y 2017 y ha paralizado el pago del IVA pendiente de retorno de parte del 2016 y del 2017. Según la información de la CCMA, estas reclamaciones suman un impacto de 147 millones. El ente público ha indicado que rechaza la reclamación porque "no está avalada por ninguna ley sino exclusivamente por un cambio de criterio de la misma administración tributaria".

A ello hay que sumar la reciente modificación de la Ley de Contratos Públicos, que fija un nuevo criterio para la aplicación del IVA y sólo de cara al próximo año implica un impacto negativo de 20,4 millones en las cuentas de la CCMA. Para Jaume Ferrús, director de TV3 entre 1989 y 1995, esta reclamación "es una auténtica barbaridad", mientras que Roser Mercader admite que los medios públicos quedarían "en una situación muy complicada" si salen adelante las diversas actuaciones de Hacienda. La representante del comité de empresa subraya que ahora mismo no tienen interlocutor con quien abordar cuestiones de este tipo, básicamente porque la Generalitat está intervenida y el camino que están explorando es encuentros con los diversos partidos políticos antes de las elecciones.

Un presupuesto insuficiente

Para Mercader, lo que haría falta es plantear un "debate bien hecho" sobre los medios públicos. Una de las demandas históricas de los trabajadores es la "desgubernamentalización" de la CCMA, un asunto en el que se vivió un retroceso durante el primer gobierno de Artur Mas por la "contrarreforma pactada entre CiU y PP". Más allá de la cuestión de la gobernanza, otra demanda es garantizar un "presupuesto suficiente y estable" de TV3 y Catalunya Ràdio. La CCMA contaba con unos recursos totales de 457 millones en 2010, mientras que este año la cifra es de 302,4, de los cuales más del 75% (231 millones) corresponden a la aportación de la Generalitat. La presidenta del comité de empresa de la televisión pública recuerda que el gobierno de Junts per Sí se había comprometido a tener aprobado en junio el nuevo contrato programa de la CCMA, pero la aprobación no llegó. "Ahora mismo no tenemos ni estabilidad financiera ni institucional", lamenta Roser Mercader.

Para Jaume Ferrús, que el año pasado fue el director del Libro Blanco del Audiovisual de Catalunya, "TV3 es una herramienta esencial para un país como Catalunya que tiene una lengua propia". El ex director de la cadena pone de manifiesto que "a pesar del éxito de audiencia, estamos lejos de la normalidad", dado que en el ámbito televisivo la oferta es abrumadoramente mayoritaria en castellano. Los cuatro canales de la CCMA (TV3, K3 / 33, 3/24 y Deportes 3) suman alrededor del 19% de audiencia, a lo que hay que añadir el menos del 3% que obtiene 8TV.

Sobre la amenaza de intervención de los medios públicos, que era uno de los objetivos planteados por el gobierno español con la aplicación del artículo 155 de la Constitución, Ferrús considera que es "una barbaridad" pero que no sabe cómo se hace "si no cambias todos los redactores ". Ahora bien, sí que advierte que se puede ir hacia un escenario de estrangulamiento presupuestario de la CCMA, tanto "a través de la financiación general de Catalunya", como con las recientes reclamaciones del pago del IVA de las subvenciones que, en cambio, no tiene que afrontar RTVE.

Necesidad de cambios

Ferrús defiende la necesidad de varios cambios en los medios públicos catalanes, ya apuntados en el Libro Blanco del Audiovisual. Fundamentalmente, aboga por un consejo de gobierno formado por "profesionales reconocidos"; por un incremento de recursos, que cifra en un mínimo de 100 millones euros anuales por ser equiparable a los medios públicos de los países de dimensiones similares; y por una mayor eficiencia, que pasaría por la separación de la empresa editorial, que se encargaría de decidir los contenidos, de la parte de producción, "que debería presentar unos costes competitivos".

El ex director, sin embargo, cuestiona el mantra que exista un aporte excesivo en los medios públicos y afirma que "si analizamos el coste por hora y el éxito y retorno social que tiene, la televisión de Catalunya es de las más baratas". Ferrús concluye subrayando que "es un gran éxito" que TV3 pueda mantener el liderazgo de audiencia "cuando compite con rivales que tienen seis veces más recursos". "Esto no pasa en ninguna parte", remata. Roser Mercader añade que "los medios públicos no son un gasto, sino una inversión", ya que también ejercen de motor de la industria audiovisual del país.

Si durante los años más duros de la crisis, grupos privados como Prisa, Godó o Uteca -la patronal de las televisiones privadas, que llegó a pedir la creación de una sola televisión autonómica con programación común para todos los territorios de la Estado- hicieron campaña por el adelgazamiento de la CCMA, fundamentalmente por una cuestión de interés comercial, ahora para Mercader "la batalla es más política. Están obsesionados con cerrar este espacio de comunicación". Sea como sea, es evidente que partidos como PP y Ciudadanos seguirán haciendo los ataques a los medios públicos catalanes uno de sus leitmotiv de campaña.