Público
Público

Todos contra la "deriva xenófoba" del PP

SOS Racisme acude a la fiscalía por segunda vez para denunciar a los conservadores

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

"Sólo es un juego", dijo la candidata del PP, Alicia Sánchez-Camacho, ayer por la mañana, cuando le preguntaron por la polémica generada por el videojuego. Intentaba restar importancia al asunto, pero no lo consiguió. El revuelo estaba servido y Catalunya volvió a recibir la segunda tormenta política en apenas tres días. Dirigentes de todos los partidos se lanzaron en tromba contra el PP. Incluso algún dirigente conservador dijo que había sido un error.

Las cargas más duras llegaron del flanco socialista. El número dos del PSOE, José Blanco, situó el videojuego en la "deriva xenófoba" del PP, que puso a la altura de otros referentes europeos: "[Jean-Marie] Le Pen [en Francia] y la Liga Norte [en Italia] han encontrado un alumno aventajado en España". Y exigió al líder del PP, Mariano Rajoy, una desautorización que le evite convertirse en cómplice de la apología de la violencia.

El secretario de organización del PSOE, Marcelino Iglesias, arremetió en la misma dirección: "El PP es un partido xenófobo, con unas teorías sobre la inmigración que avergonzarían a cualquier partido de la derecha europea".

La número dos del PSC en la lista del 28-N, Montserrat Tura, consideró "inadmisible que en temas tan graves el PP haga videojuegos que incitan a la violencia y a la eliminación de los que no son como ellos".

En una entrevista en la Ser, el vicesecretario de Comunicación del PP, Esteban González Pons, aseguró que fue "un error". Explicó que la idea inicial era que Sánchez-Camacho se enfrentara en este juego a los "problemas reales" de Catalunya, pero que "la realización no fue tan buena como la idea inicial". Fue la explicación que ofreció la candidata, quien insistió en que se estaban modificando las referencias a los inmigrantes ilegales. Dijo que esto lo introdujo "por error" la empresa que desarrolló el videojuego que protagoniza como Alicia Croft, en un gesto de complicidad ideado por las juventudes del partido a la heroína Lara Croft.

Pese a admitir "un pequeño error", el vicesecretario de política autonómica del PP, Javier Arenas, aún utilizó la polémica para atacar al PSOE, al considerar que "la cuestión de fondo" en este tema era el discurso "absolutamente irresponsable" y la demagogia "que ha mantenido el PSOE en el tema de la inmigración.

El resto de partidos mostró su rechazo unánime a la iniciativa del PP. El candidato de CiU, Artur Mas, declaró que los conservadores están jugando "con un material especialmente sensible" en las últimas semanas y que al final "se les ha ido la mano". "Quien juega con el fuego se acaba quemando", recalcó.

Por parte de ERC, el diputado en Madrid Joan Tardà repitió que "en el PP son peores que Le Pen". Lo hizo durante el pleno en el Congreso. El parlamentario del PP José Ignacio Echániz protestó, aunque reconoció que el vídeo fue un "error". El presidente de la Cámara, el socialista José Bono, acudió a socorrer al PP: pidió a Tardà que retirara sus palabras. El portavoz republicano se negó porque no tenía intención de "insultar" a un "partido democrático", dijo, sino "ser objetivo con los hechos".

SOS Racisme pedirá hoy al fiscal especializado en delitos de odio y discriminación en Catalunya, Miguel Ángel Aguilar, que investigue el juego. De hecho, en un comunicado que la entidad emitió ayer se afirmaba que, a pesar de la gravedad del juego, "no sorprende" ya que "es un paso más en la línea racista que el PP ha adoptado como bandera en esta campaña".

No es la primera vez que SOS Racisme acude a la fiscalía para denunciar a los conservadores. Ya actuó en abril, cuando el líder del PP en Badalona (Barcelona), Xavier García Albiol, repartió folletos "xenófobos y racistas" en los que se relacionaba inmigración con delincuencia.