Público
Público

Desestimada la mayor demanda por discriminación sexual en EEUU

Victoria del gigante Wal-Mart

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Podía haberse convertido en una de las mayores demandas de la historia de Estados Unidos, iniciando una batalla legal parecida a la que tuvo lugar en los noventa contra las tabacaleras. Pero no ha sido así. El Tribunal Supremo rechazó ayer una querella colectiva contra la cadena de tiendas Wal-Mart, el mayor minorista del mundo y el principal contratador privado del país, presentada en nombre de 1,6 millones de mujeres que habían alegado discriminación sexual en el trabajo.

El Supremo dictaminó por unanimidad que el pleito, que hubiese podido suponer el pago de miles de millones de dólares en compensaciones y fijado un importante precedente en las relaciones laborales de las grandes compañías, no tenía suficiente peso legal como para continuar en forma de querella colectiva. Si las mujeres afectadas siguen queriendo denunciar a Wal-Mart tendrán que hacerlo a título individual.

Los jueces de la Corte respaldaron los argumentos de Wal-Mart, que afirmó durante todo el proceso que sus políticas prohibían explícitamente la discriminación y promovían la diversidad en su plantilla. Para progresar en forma de querella colectiva, los abogados de las demandantes hubieran tenido que demostrar que la discriminación sexual era una actitud sistemática.

El caso llevaba diez años en los tribunales. Empezó en 2001, cuando seis empleadas demandaron a la compañía por discriminación. La mujer que promovió la primera denuncia fue Betty Dukes, recepcionista en una tienda de Wal-Mart en Pittsburg (California), tras constatar que la empresa le pagaba menos por ser mujer y negra.

Las demandantes argumentaron luego, ante un tribunal de San Francisco, que tenían derecho a presentar una querella colectiva. A ella podrían acogerse las otras empleadas que se hubieran sentido discriminadas y se hubieran beneficiado desde finales de 1998 de menos promociones que los hombres en los 3.400 centros estadounidenses de Wal-Mart, que tiene más de 8.000 tiendas en todo el mundo.

La cadena Wal-Mart, fundada en 1962 por Sam Walton, tiene un historial laboral complicado. No permite que ninguno de sus empleados se afilie a un sindicato y ha sido criticada por no tratar muy bien a sus empleados y por su impacto negativo en las economías locales donde se implanta.