Público
Público

Despega la #fórmulaRubalcaba

El candidato reunió a varias generaciones socialistas, que abarrotaron el Palacio de Congresos para presenciar su puesta de largo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

'Hay partido'. Es la lectura de un diputado socialista tras conocer la #fórmula Rubalcaba con la que el candidato del PSOE concurrirá a las elecciones. Otros pusieron de relieve las formas del discurso: 'Pedagógico', 'bien estructurado' y 'con propuestas de izquierdas'. Esas que reclaman algunos de losque retiraron su confianza a los socialistas.

Con puntualidad germánica y ante un auditorio abarrotado 1.300 personas se congregaron en el Palacio Municipal de Congresos de Madrid, según el PSOE, Rubalcaba subió al escenario para desgranar su 'proyecto de país', recordando a militantes y simpatizantes que 'nada está escrito ni decidido de antemano'. A las negativas encuestas contrapuso esperanza e ilusión.

Sonsoles Espinosa incitó a un Zapatero emocionado a saludar al público

Nadie quiso perderse la puesta de largo del Señor R, a tenor de los adjetivos que le adornan en el vídeo de presentación: 'Razonable, realista, reflexivo, reformista, respetuoso, riguroso, risueño...'. Rubalcaba sólo rechazó uno, el de relajado, porque ese no era su estado, según explicó. A pesar de su dilatada experiencia y su reconocida oratoria, en los primeros instantes de su intervención se le pudo ver algo nervioso.

En el escenario se dieron citas varias generaciones de socialistas. De una parte, ministros del Gobierno como Ángel Gabilondo, Cristina Garmendia, Trinidad Jiménez, Francisco Caamaño; los secretarios regionales del PSOE; fundadores de la extinta corriente Nueva Vía que llevó a Zapatero a la victoria como Juan Fernando López Aguilar o Álvaro Cuesta; y representantes del felipismo como Javier Solana o Carlos Solchaga.

Más alejada del atril estuvo la eurodiputada Camen Romero que siguió el discurso junto al secretario general de la Presidencia, Bernardino León. Entre las ausencias más notables, destacó la del expresidente González, que se había excusado. También se echó en falta a la exvicepresidenta María Teresa Fernández de la Vega, su antecesora y con la que mantuvo algunas diferencias.

Rubalcaba sólo rechazó un adjetivo de su presentación, el de 'relajado'

Desde la primera fila escuchaba atento José Luis Rodríguez Zapatero acompañado de su esposa Sonsoles Espinosa. Rubalcaba dio las gracias al líder del PSOE en dos ocasiones. El primer agradecimiento fue compartido con González: 'He aprendido mucho de ellos. Les he visto dar la cara cuando otros se escondían'. El segundo, provocó el momento más emotivo. Contrario a airear las conversaciones con el presidente, Rubalcaba rememoró la noche del 9 de mayo de 2010, previa al anuncio de los recortes, para mostrar que a Zapatero no le movían los votos ni su futuro sino España. 'No nos puede pasar lo que le va a pasar a Greciarecordó que dijo el presidente. Porque si nos pasa, serán generaciones y generaciones de españoles los que lo van a sufrir'. Con estas palabras, el candidato arrancó un cerrado aplauso que se prolongó casi un minuto. Zapatero, visiblemente emocionado, tuvo que ser empujado por Sonsoles Espinosa para que accediera a levantarse y saludar. A una silla de distancia, la esposa de Rubalcaba, Pilar Goya. Ella también está abocada a salir del anonimato, por eso se .

Tras la intervención Rubalcaba repartió abrazos y besos sin cesar. Incluidos a Carme Chacón, que en el último momento desistió de disputarle la candidatura en unas lecciones primarias. 'Ni una vez se ha referido a Rajoy. Espero que lo digan', reclamaba una de las asistentes a los periodistas tras finalizar el acto.

La calurosa despedida dio paso a corrillos para valorar el monólogo de Rubalcaba. La reacción fue unánime. Los socialistas se fueron del Palacio con mejor ánimo, aunque todavía algunos ven la victoria muy difícil.