Público
Público

Detenida tras decapitar a su bebe recién nacido

La mujer, con un trastorno mental, ocultó su embarazo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Se metió en el cuarto de baño del piso que compartía con sus ancianos padres y dio a luz sin ayuda de nadie. Luego, con un cuchillo de la cocina, decapitó al bebé. La policía detuvo en la noche del viernes al sábado a M. M. G. M., una mujer de 43 años, como presunta autora de la muerte del bebé al que acaba de alumbrar en su domicilio de Fuenlabrada, localidad del sur de Madrid. La mujer presentaba, según la Jefatura Superior de Policía de Madrid, 'una patología psiquiátrica'.

Los hechos se produjeron sobre las diez de la noche del viernes. A esa hora, los Servicios de Emergencia 112 de la Comunidad de Madrid recibieron una llamada en la que les alertaban de que en el 1º A del número 23 de la calle San Joaquín, de Fuenlabrada, había una mujer que sufría una fuerte pérdida de sangre.

Al llegar al lugar, los sanitarios descubrieron que la ahora detenida presentaba en realidad una hemorragia vaginal posparto, por lo que fue trasladada de inmediato al Hospital de Fuenlabrada, donde ingresó con pronóstico leve.

'No sabíamos que estaba embarazada', dice la madre de la detenida

Para entonces, la policía ya había descubierto en el baño de la vivienda, dentro de una palangana, el cuerpo sin vida de una recién nacido. Tenía la cabeza separada del tronco. Los agentes localizaron también un cuchillo de cocina ensangrentado.

Según señaló telefónicamente a Público un miembro de la familia, los padres fueron los que descubrieron la macabra escena. Ambos ancianos iban a acostarse cuando el marido, un albañil jubilado, encontró a su hija en el cuarto de baño en medio de un charco de sangre. Alarmado, avisó rápidamente a los Servicios de Emergencia.

'No sabíamos que estaba embarazada', insistía a Público la madre de la detenida, aunque reconocía que en los últimos meses había notado cómo el vientre de su hija había aumentado de tamaño. 'Cuando le preguntábamos por la barriga, ella decía que no le pasaba nada', aseguró a este diario.

Varios de sus vecinos confirmaban esta circunstancia. 'Es una mujer bastante gruesa y, aunque todos sospechábamos que podía estar embarazada, nunca dijo nada', recordaba uno de ellos. De hecho, la detenida mantenía una actitud distante con el vecindario, con el que apenas se relacionaba. 'Era muy huraña. Ni nos saludaba. Siempre iba desaliñada, aunque nunca había provocado broncas', comentaban ayer varios vecinos en el portal del inmueble. Todos coincidían también en que nadie le conocía una relación sentimental estable.

La mujer fue ingresada bajo custodia policial en la Unidad de Psiquiatría del Hospital de Fuenlabrada.