Público
Público

Detenido Eneko Goegeaskoetxea, uno de los jefes militares de ETA

Está acusado de participar en el asesinato de un ertzantza junto al Museo Guggenheim Bilbao en 1997

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La Policía de Reino Unido, en una operación conjunta con la Guardia Civil, ha detenido en Cambridge al presunto miembro de ETA Eneko Gogeaskoetxea, acusado de participar en el asesinato del del agente de la Ertzaintza José María Aguirre Larraona, el 13 de octubre de 1997 en Bilbao, unos días antes de la visita de los reyes a la capital vizcaína. 

En la inauguración del museo bilbaíno Gogeaskoetxea intentó sin éxito acabar con la vida de don Juan Carlos junto a su hermano Ibon, detenido en febrero de 2010 en la región francesa de Normandía. 

La detención de Gogeaskoetxea se ha producido este jueves a las 9:57 hora española cuando salía de su domicilio por agentes de la Unidad de Extradición de la Policía Metropolitana y policías armados de Cambridgeshire.

La operación es consecuencia de una comisión rogatoria internacional emitida por el titular del Juzgado Central de Instrucción número 2 de la Audiencia Nacional, Ismael Moreno.

Las investigaciones se iniciaron hace varios meses, a raíz del aviso de un ciudadano español que observó la presencia del terrorista en un club deportivo de la ciudad inglesa. La información fue comprobada por la Policía británica y la Guardia Civil, localizando al terrorista asi como el domicilio donde residía, que había sido alquilado con documentación falsa.

Eneko Gogeasktxea llevaba varios años viviendo en Gran Bretaña con documentación falsa acompañado de su familia.  Se investigan los efectos incautados y otros indicios que permitan esclarecer las actividades terroristas que pudieran desarrollar en la actualidad.

Eneko formaba hasta ahora parte de la llamada 'Zuba', el comité ejecutivo de ETA junto a históricos dirigentes de la banda, como Iratxe Sorzabal. Hasta su arresto, su hermano Ibon era uno de los principales jefes de la organización terrorista y dirigió junto a Eneko el aparato militar y logístico de la banda.


Ver mapa más grande

El vicepresidente primero del Gobierno y ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha querido valorar la detención de Gogeasktxea, de quien se piensa que podía haber ocupado 'responsabilidades en el aparato logístico' de la banda entre los años 2006 y 2007 y que podría haberse retirado de la banda hace un año. 'Lo que hacía está siendo investigado', ha asegurado Rubalcaba, quien ha defendido la política antiterrorista del Ejecutivo. 

Rubalcaba: 'Vayan dónde vayan, habrá siempre un policía'

'Quiero destacar lo difícil que lo tiene ETA. Da igual dónde estén, dónde vayan, siempre habrá un policía', ha aseverado Rubalcaba. 'No hemos cambiado la política antiterrorista y no la vamos a cambiar', ha añadido el ministro, quien no cree que ETA tenga una infraestructura en Gran Bretaña. 'Simplemente ellos creen que están lejos por la barrera psicológica del mar, pero en realidad están igual de cerca', ha explicado.  

Nacido el 12 de octubre de 1966 en de la localidad vizcaína de Gernika, Eneko y su hermano Ibón residieron desde pequeños en Francia a donde se trasladaron sus padres en 1975.

Eneko Gogeaskoetxea, un experto informático que estaba empleado en una gran empresa de Bilbao hasta su fuga a Francia en 1997, entró en la organiación terrorista de la mano de otro destacado etarra natural de Gernika, Javier Abaunza Martínez, actualmente encarcelado.

En 1996, Abaunza Martínez pidió al también vecino de Gernika Kepa Arronategi Azurmendi que acudiera a una cita en Francia y este último realizó el viaje acompañado de Eneko Gogeaskoetxea. Ambos ingresaron en ETA y, tras recibir un cursillo de adiestramiento , constituyeron un comando 'legal' denominado Katu que tuvo como responsable en Francia a Soledad Iparragirre, 'Amboto'.

Las actividades del comando Katu se pusieron en marcha pocos meses después del cursillo de adiestramiento. El 16 de noviembre, los dos miembros de ETA colocaron su primera bomba en una sucursal bancaria de la capital alavesa, a la que seguiría un nuevo artefacto, el 22 de diciembre, contra una conducción de gas situada en Miranda de Ebro (Alava).

A finales de los 90 cometió varios atentados lejos de EuskadiEl grupo, que utilizaba como base un caserío de la localidad alavesa de Natxitua donde almacenaba su armamento, se especializó en cometer atentados lejos de Vizcaya, varios de ellos mediante el lanzamiento de granadas de carga hueca. El 5 de enero de 1997 se desplazaron a Cantabria donde colocaron una bomba en una torreta de alta tensión de la localidad de Penagos.

Al día siguiente viajaron hasta Madrid y dispararon tres granadas contra el aeropuerto de Barajas. Dos de ellas cayeron en un descampado y la tercera impactó en un camión que estaba en la zona de pistas. Otros dos proyectiles quedaron dentro de los tubos lanzadores, sin llegar a salir disparadas.

Tras seis meses de inactividad, el grupo reapareció el 21 de julio con otro ataque con granadas dirigido en esta ocasión contra un cuartel de la Policía Nacional de Oviedo. Los autores del atentado colocaron cinco tubos lanzadores, dos de los cuales estallaron. Una granada cayó sobre un tejado y otra en un patio, provocando lesiones en los tímpanos a una mujer. Las otras tres granadas no llegaron a dispararse. La policía desactivó, además, una bomba trampa colocada junto a los tubos lanzadores.

El 9 de agosto, el comando Katu se desplazó hasta la localidad oscense de Sallent de Gállego donde colocaron un artefacto junto al cuartel de la Guardia Civil. La bomba, compuesta por diez kilos de amonal, de los que sólo estallaron tres, ocasionó daños de escasa entidad en una caseta, en dos cabinas telefónicas y rompió los cristales de varias viviens.

La penúltima acción terrorista de los dos integrantes de esta célula fue la colocación de tres tubos lanzadores con sus correspondientes granadas para atentar contra el cuartel de la Guardia Civil de Comillas (Cantabria), el 20 de agosto. Unos paseantes localizaron los tubos, que estaban programados para que se dispararan de madrugada, y ello permitió a los agentes neutralizarlos.

La acción más espectacular de Arronategi y Eneko Gogeaskoetxea fue la más sangrienta y, al mismo tiempo, la última del comando Katu. Los dos etarras planearon un atentado con granadas contra el Museo Guggenheim previsto para el día de la inauguración, el 18 de octubre de 1997, a la que asistieron los reyes. El plan consistía en hacerse pasar por empleados de una empresa de jardinería y colocar tres grandes jardineras manipuladas en cuyo interior habían colocado doce granadas belgas de la marca Mecar.

Arronategi y Gogeaskoetxea, con una furgoneta a la que habían cambiado las placas de matrícula, se trasladaron el día 13 a la explanada situada en frente de la escultura de Puppy para intentar colocar las jardineras en un punto desde el que los proyectiles pudieran alcanzar el edificio. En las cercanías, al volante de otro automóvil, les esperaba Ibon Gogeaskotxea por si tenían que salir huyendo de forma precipitada.

Los planes de los etarras se torcieron, sin embargo, cuando dos agentes del dispositivo de seguridad establecido por la Ertzaintza solicitaron la documentación del vehículo para comprobar que estaba autorizado a operar en la zona.

Mientras un ertzaina pedía la documentación al conductor, el segundo agente, José María Aguirre Larraona, se dirigió a la puerta trasera de la furgoneta para examinar su contenido. En ese momento, Eneko Gogeaskoetxea, presuntamente, disparó sobre el policía causándole la muerte. Los dos etarras salieron huyendo a pie, aunque en la persecución Arronategi fue capturado por agentes de la policía municipal.

Eneko, por su parte, llegó en su fuga hasta la calle Henao donde, pistola en mano, se apoderó de un vehículo ocupado por un matrimonio y su hija, a los que obligó a trasladarle hasta las proximidades de la estación del metro de Sarrikobaso. En este lugar se apeó y secuestró al conductor de una furgoneta, al que obligó a llevarle hasta las proximidades del hospital de Galdácano. Durante el trayecto se identificó como miembro de ETA y se apoderó del DNI del conductor para que éste no le denunciara.

Una vez en el aparcamiento del hospital, amenazó con la pistola a una mujer y se apoderó de su vehículo, un Volkswagen Polo, con el que salió huyendo en solitario.

Gogeaskoetxea se dirigió directamente a Francia por autopista, según pudo comprobarse posteriormente ya que se descubrió que había pagado con su tarjeta en el peaje de una salida cercana a Biarritz. Durante mucho tiempo se le ha considerado miembro del aparato logístico de ETA con responsabilidades en la fabricación de artefactos e ingenios explosivos.

El 28 de diciembre de 2003 fue incluido en la lista de terroristas de la Unión Europea y el 10 de julio de 2006 fue condenado por la justicia francesa en rebeldía a tres años de cárcel con prohibición de residencia en Francia.