Público
Público

Detenido con material electrónico un experto en bombas de ETA

El arresto se produce en Francia a bordo de un tren procedente de Italia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Un control de la Policía francesa el jueves en un tren procedente de Italia, en busca de libios que huyen de la violencia en su país, condujo a la detención de Iñaki Domínguez Atxalandabaso, que figura entre los presuntos miembros de ETA más buscados. Experto en explosivos, Domínguez (Gernika, 1975) llevaba una maleta con siete bolsas de plástico repletas de componentes electrónicos que la banda suele utilizar para fabricar bombas.

El arresto cogió por sorpresa a los investigadores españoles por varias razones. Las Fuerzas de Seguridad situaban a Domínguez Atxalandabaso en Venezuela. En la selva de ese país desaparecía su rastro en agosto de 2007, impartiendo junto a otro etarra un cursillo de explosivos de veinte días a las FARC, según relataron después guerrilleros desmovilizados. Por este motivo, la Audiencia Nacional dictó contra él una orden de busca y captura en marzo de 2010.

Igualmente, causó extrañeza el trayecto que realizaba el etarra. Según su billete, se había subido al tren en Turín, al norte de Italia, y tenía previsto apearse en Chambèry, en el este francés. Italia pudo servir de refugio a la banda en contadas ocasiones en el pasado, pero hasta ahora se desconocía que los terroristas acudieran al país transalpino a adquirir material, como cree la Policía que había hecho el detenido.

Los agentes investigan cuándo regresó Domínguez de Latinoamérica. ETA acometió recientemente un proceso de reestructuración que pasaba por reducir efectivos en Francia con destino probable a Venezuela. Se trataba de articular una estructura más compacta, sin aparatos, a salvo de golpes policiales y en un periodo de mínima actividad, relacionada esta con el alto el fuego permanente. Pero Domínguez recorrió el camino contrario. Como otros terroristas expertos residentes en Venezuela ha regresado en un viaje que sólo puede ordenar la dirección de la organización terrorista.

Iñaki Domínguez tenía en su poder tres DNI falsos y no iba armado. Según fuentes policiales, el etarra se mostró nervioso cuando los agentes de la Policía del Aire y Fronteras (PAF) le requirieron la documentación y terminó confesando su pertenencia a ETA. Viajaba con 2.000 euros y 500 dólares en metálico. Interior ofreció este viernes una detallada lista de lo que contenía la maleta: varios centenares de circuitos electrónicos, resistencias, diodos, cables, fichas electrónicas, circuitos impresos, tubos de neón, antenas... Material con el que ETA puede fabricar bombas-lapa y otras a distancia. Además, los investigadores esperan obtener información relevante de un disco duro externo, dos memorias USB y una tarjeta Micro-SD.

El arresto se produce a siete semanas de que se cumplan dos años del último atentado de ETA en España, y al poco de que la izquierda abertzale haya regresado a las instituciones por medio del rechazo público a la violencia. El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, se refirió este viernes a la detención de Domínguez: 'Nada bueno hacía con el material que trasladaba, pero no me atrevería a ir más lejos'.