Público
Público

Detenido por ordenar el crimen de la mujer que lo denunció

El inductor había sido condenado a 18 años por forzar a la víctima a prostituirse

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Ocho años tramando la mortal venganza. La Guardia Civil y la Policía Foral han detenido en los últimos días a 13 personas presuntamente relacionadas con la muerte a tiros, el pasado mes de abril, de una mujer colombiana en la localidad de Cordovilla (Navarra). Entre los arrestados está José Lareo López, el dueño del club del alterne al que la víctima, Yamiled Giraldo, acusó en septiembre de 2001 de obligarla a prostituirse.

Los investigadores creen que Lareo, que cumple 18 años de cárcel por aquella denuncia, supuestamente ordenó el crimen desde su celda de la cárcel de Pamplona. La Guardia Civil también ha detenido en la operación Némesis a Rodrigo Solaeche como presunto autor material del crimen y a la mujer que conducía el coche en el que huyó, Nira A.

El sicario se había ocultado tras el asesinato en San Cristóbal de La Laguna (Tenerife). Las pesquisas han permitido recuperar la pistola utilizada, una Star del calibre 7.65, que había sido ocultada en el río Sadar a su paso por las inmediaciones de la UNED, en Pamplona.

Entre los arrestados hay también otros cuatro reclusos de la prisión pamplonesa (Karlos I. M., David José A. P., Pedro Andrés G. P. y William Harley I. B.). Los agentes han recuperado una segunda pistola, encontrada en un registro realizado en la calle Irunlarrea, en la capital navarra.

El asesinato de Yamiled, de 33 años de edad, se produjo a las 8.30 horas del 25 de abril cuando la mujer, esteticista de profesión, acudía al domicilio de una persona que presuntamente había contratado por teléfono sus servicios para que la peinara para una boda.

El aviso era falso. Cuando la mujer salió de su vehículo, un individuo encapuchado se le acercó y le disparó a bocajarro varios disparos, uno de ellos en la cabeza. El asesinato fue contemplado por el hijo mayor de la víctima, de 14 años, al que la mujer iba a llevar tras el trabajo a jugar un partido de pelota.

Las investigaciones se centraron desde el primer momento en el móvil de la venganza, ya que la víctima había recibido varias amenazas en los meses anteriores a su muerte. En ellas, a Yamiled le recriminaban su declaración en el juicio que permitió condenar a Lareo por tres delitos de abusos sexuales y otros tres de determinación coactiva a la prostitución. Por ello, las pesquisas se dirigieron hacia el dueño del club de alterne y las personas con las que se relacionaba tanto dentro de prisión como en sus habituales permisos carcelarios.

Una de las pistas clave de la investigación ha sido el vehículo Citroën AX de color blanco que los sicarios utilizaron para huir tras el crimen. De hecho, entre los detenidos está Ivan P., propietario de un taller mecánico de Noáin (Navarra).