Público
Público

Detenido un presunto asesino en serie en la Costa del Sol

Está acusado de la muerte de dos mujeres, aunque aún no se puede descartar que sea el responsable de más crímenes

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Un hombre de 42 años ha sido detenido en Mijas (Málaga) como supuesto asesino de dos mujeres, que aparecieron muertas este verano en diferentes apartamentos alquilados en la Costa del Sol. Aún no se puede descartar, según los investigadores, que sea el responsable de más crímenes en otros países o lugares de España.

El presunto asesino, del que no se sabe su nacionalidad ya que poseía documentación falsa, fue arrestado este viernes en un gimnasio cercano a su domicilio, en Mijas, y trasladado al cuartel de la Guardia Civil de Fuengirola.

La madre del presunto asesino y la compañera sentimental del mismo, también han sido detenidas y llevadas a la comisaría de Policía de Marbella, para determinar su posible implicación en los hechos, según han asegurado este sábado fuentes cercanas al caso.

 Por las similitudes entre los casos, la policía piensa que podría tratarse de un asesino en serie

Los crímenes de la Costa del Sol ocurrieron los pasados 11 de agosto y 10 de septiembre. Las dos mujeres, ambas con nacionalidad española y de origen iberoamercano, fallecieron por heridas de arma blanca y los informes preliminares de las autopsias revelan ciertas similitudes entre ambos crímenes. Por ello, en una operación conjunta, la Policía Nacional y la Guardia Civil iniciaron diversas inspecciones oculares para completar la investigación, hasta llegar a la conclusión de que podía tratarse de un asesino en serie al existir numerosas coincidencias.

Los dos crímenes ocurrieron este verano, en Calahonda (Mijas) y en el núcleo marbellí de San Pedro de Alcántara, por lo que había pocos kilómetros de distancia. Además, las víctimas, de edad parecida, eran iberoamericanas que habían obtenido la nacionalidad española y vivían en apartamentos alquilados en la Costa del Sol.

El 11 de agosto, una mujer de origen argentino y de 45 años, falleció apuñalada en una vivienda de una urbanización de Calahonda, núcleo de población de Mijas. Fue su hijo el que encontró el cuerpo en el interior del apartamento 205 de la urbanización Complejo Alhamar, situada a la altura del kilómetro 197 de la carretera N-340.

El segundo crimen fue el de una mujer de origen ecuatoriano, de 47 años, que falleció también en su vivienda pero, en este caso, del núcleo marbellí de San Pedro de Alcántara (Málaga). De nuevo, una muerte producida por heridas de arma blanca.