Público
Público

La DGT prepara un nuevo examen de conducir

La prueba práctica tendrá diez minutos de conducción autónoma

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Siete ciudades españolas realizarán pruebas piloto de un nuevo examen práctico de conducir que durará, como mínimo, 25 minutos. Los primeros diez minutos serán de conducción autónoma, es decir que el alumno tendrá que circular sin que el examinador le indique por dónde ir. El objetivo de este cambio es conseguir un examen que tenga 'más rigor, más calidad y más exigencia', afirmó ayer el director general de Tráfico, Pere Navarro, durante la presentación del Barómetro anual de la bicicleta en España.

Las ciudades que ensayarán este nuevo examen son Barcelona, Madrid, Burgos, Sevilla, Gran Canaria, Segovia y Navarra. Aun así, la Dirección General de Tráfico (DGT) afirmó que en algunas de ellas, sin especificar cuáles, los alumnos ya han empezado a examinarse con esta nueva modalidad. 'Es algo que se está empezando a plantear, el examen está dando los primeros pasos', señaló un portavoz de la DGT.

El objetivo del cambio es mejorar la calidad y adaptarlo a Europa

Las autoescuelas tienen de plazo hasta el 19 de enero de 2013 para poner en marcha el examen. Esa es la fecha límite que marca la directiva 2006/126 del permiso de conducir de la Unión Europea (UE) para que los estados miembros se adapten a la nueva norma.

Las jefaturas de Tráfico empezarán a implantar las modificaciones en el examen de conducir de acuerdo con las autoescuelas. De esta manera, los alumnos tendrán conocimiento de que serán examinados con el nuevo modelo de prueba.

La principal novedad del examen es la llamada conducción autónoma. Durante los primeros diez minutos de prueba, el alumno deberá dirigirse al lugar que proponga el examinador siguiendo la ruta que considere más adecuada. Después, el examen se desarrollará como hasta ahora. El examinador dirigirá al alumno y le hará efectuar diversas maniobras. Según la normativa europea, la prueba también deberá incluir comprobaciones previas sobre los sistemas técnicos y de seguridad del vehículo.

Siete ciudades hacen pruebas piloto de acuerdo con las autoescuelas

Otro de los cambios que Tráfico pretende introducir en la prueba tiene que ver con el trato entre el examinador y el examinado. Según explicó ayer a este diario el presidente de la Confederación Nacional de Autoescuelas de España, José Miguel Báez, la adaptación del examen a la normativa europea también obliga a los examinadores a tener más comunicación con el alumno. 'El examinador debe tener un contacto previo con el examinante. Antes de empezar el test, le saluda, charla con él y le explica en qué va a consistir el examen', señala Báez. Luego, al terminar la prueba y si el alumno suspende, el examinador debe explicarle por qué no ha aprobado.

'Estos cambios me parecen buenos y sanos. Son positivos para los examinadores y también para los alumnos, porque de este modo el trámite del examen no es tan frío', añade Báez. Para él, el modelo ideal es el que se aplica en Holanda, porque el alumno tiene la oportunidad de hacer un simulacro de prueba con su futuro examinador días antes de la prueba: 'El examen no tiene validez, pero al terminarlo, el examinador le dice al alumno qué debe mejorar o si necesita más clases'.

Los examinadores aseguran que el nuevo protocolo es 'inviable'

Las pruebas piloto que ha puesto en marcha la DGT no han sido bien recibidas, en cambio, por los examinadores. El presidente de la Asociación de Examinadores de Tráfico, Joaquín Jiménez, valora los cambios en la prueba práctica, pero afirma que son 'inviables'. 'Los examinadores hacemos 16 pruebas al día y con esta carga de trabajo es imposible cumplir estos protocolos', afirma Jiménez, que ya ha empezado a realizarlos en Sevilla desde el pasado 19 de septiembre.

'Es acertado mejorar la calidad de las pruebas, pero eso no se puede lograr si no se reduce el número de pruebas por día que realiza un examinador', añade Jiménez, que avisa también de que el nuevo examen obliga al examinador a 'agotar los 25 minutos de prueba aunque el alumno haya cometido un error eliminatorio'.